• Agregue a sus temas de interés

David "Chato" Romero - dromero@larepublica.com.co

A esa altura, el proceso de paz ya iba a completar el tercer año desde que el Gobierno lo anunció públicamente en noviembre de 2012. El acuerdo ha estado marcado y construido por ambas partes en tres fases. La primera fue la exploratoria, de donde se sacó la agenda de seis puntos y el acuerdo general para el fin del conflicto. Esta fase terminó con la firma de ese documento. La segunda fase, que fue llamada por las delegaciones como fin de conflicto, es la negociación de los acuerdos sobre los seis puntos de la agenda que hoy se siguen discutiendo en La Habana. Acá la regla de juego que primó fue realizar la negociación sin despeje de territorio ni cese de operaciones. 

Sobre esta fase ya hay acuerdo sobre la participación política, el desarrollo agrario en el país, solución al problema de las drogas ilícitas, víctimas del conflicto y justicia. Este último fue el que originó el encuentro entre Santos y Timochenko.  

A diferencia de la polarización que en algunos sectores del país genera la negociación, la comunidad internacional ha mostrado su respaldo a los avances  hasta ahora conseguidos por el Gobierno y las Farc. Recientemente, el proceso de negociación ha recibido, nuevamente, un respaldo del Gobierno de los Estados Unidos, esta vez, del presidente Barack Obama. 

Además, el secretario de Estado, John Kerry, y los jefes de las delegaciones de paz se reunieron la semana pasada. 

Y aunque la fecha del 23 de marzo ya es historia, lo que será histórico es que se alcance el fin de la fase dos de este proceso con el acuerdo que acabe la guerra. Y ahí empieza la fase tres: la construcción de la paz.