Crecen rumores sobre la posible salida del actual ministro de Hacienda, algunos apuntan a que dejaría el cargo antes de febrero

Joaquín Mauricio López Bejarano - jlopez@larepublica.com.co

Hay un dicho en el que se menciona que “todas las segundas partes fueron malas”, y parece ser que es la que más se ajusta a la situación del ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla.

El funcionario, quien también fuera jefe de esa cartera durante 44 meses en el primer gobierno del expresidente Álvaro Uribe, y acaba de cumplir dos años adicionales con el presidente Iván Duque, por estos días suena con más insistencia para participar en la carrera por la gerencia del Banco de la República. Esto, luego de que Juan José Echavarría complete su periodo en el Emisor, lo que se dará en los próximos meses.

Adicionalmente, el Ministro también suena para irse como segundo de Mauricio Claver-Carone, quien recientemente resultó electo en la presidencia del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Con esos rumores, se empiezan a hacer las apuestas por quién sería su sucesor en la cartera económica, y uno de los primeros nombres que salta es el de Luis Fernando Mejía, exdirector del Departamento Nacional de Planeación (DNP) entre 2014 y 2018, actual director de Fedesarrollo, y quien es cercano al liberalismo de César Gaviria, que, si bien se ha alejado del Gobierno, tendría una pieza para mantenerse en la coalición. Además, la trayectoria de Mejía es amplia. Ya ha pasado por el Minhacienda como Director de Política Macroeconómica, fue investigador en el Banco de la República y en el BID, además de ser profesor en varias universidades.

El segundo candidato es Juan Pablo Zárate, actual viceministro Técnico del Minhacienda y economista de la U. de los Andes. Quien, por mencionar algunos cargos, estuvo en el mismo puesto que hoy tiene en entre 2007 y 2009 y fue director encargado del Dane y Fogafín.

De Zárate también se menciona que habría renunciado al Emisor hace exactamente un año, con la promesa de que sería el reemplazo de Carrasquilla, en su momento, por lo que, para muchos sería su sucesor natural.
El tercero en el sonajero llega dentro del mismo gabinete. Se trata de Jonathan Malagón, jefe de la cartera de Vivienda, y mano derecha en los temas económicos del presidente Duque.

De Malagón destaca su paso por diferentes entidades y cargos, como el de vicepresidente de Asobancaria (antes de llegar al Minvivienda), la dirección de Análisis Económico en Fedesarrollo, investigador de Anif, o miembro de varias Juntas Directivas como la de Felaban, por contar algunos puestos.

LOS CONTRASTES

  • Mauricio Olivera Director de Econometría

    “El próximo ministro debe buscar el equilibrio entre la estabilidad macroeconómica, mayor gasto y mayor deuda, y las necesidades de ese gasto, además de la tributaria”.

  • José Antonio OcampoExcodirector del Banrep

    "El ministro debe considerar suspender los beneficios tributarios del año pasado, lo segundo es hacer unos impuestos extraordinarios, empresas que se hayan beneficiado con la crisis"

Del grupo de candidatos, es un macroeconomista conocido en el sector, con doctorado, y quien tendría el respaldo de los gremios económicos.

Otro punto clave es que mientras Carrasquilla es del ala de los conservadores y Malagón del Centro Democrático, Mejía es afín al liberalismo como ya se mencionó y Zárate al conservatismo, por lo que la pelea es qué partido se quedará con el Minhacienda y cómo sería la recomposición de las cuotas en esa cartera.

Lo cierto es que quien reemplace a Carrasquilla tendrá que lidiar con una recesión económica, o como lo explicó el ex codirector del Banco de la República, y también exministro de Hacienda, José Antonio Ocampo, “quien llegue debe estar detrás del saneamiento de las finanzas públicas, el financiamiento del Gobierno, que aún está con incertidumbre por la magnitud del déficit. Además, algunos programas de la crisis no se van a poder desmontar, incluso hay que reforzarlos. Allí aparece el apoyo al empleo o a las Pyme. Son a mi juicio prioridades absolutas. Creo que el ministro debe considerar suspender los beneficios tributarios del año pasado, lo segundo es hacer unos impuestos extraordinarios, empresas que se hayan beneficiado con la crisis, a sectores de altos ingresos, y la reforma tributaria estructural a discutir con todos los agentes, cuyos elementos básicos deben ser el desmonte de beneficios tributarios, y un impuesto al patrimonio de mayor alcance”.

De igual manera, ese sonajero se complementa con un cuarto nombre, y viene nuevamente del mismo Minhacienda, esta vez con el viceministro Juan Alberto Londoño, quien es especialista en los temas políticos de la cartera económica, atiende a los medios, por lo que no sería visto con malos ojos si Zárate se mantiene como viceministro técnico. Además, ha ganado relevancia con el Presidente, por ese mismo perfil.

En medio de la pandemia, el abogado de la U. de Los Andes, (que ha sido asesor de entidades públicas y privadas como la Agencia Nacional de Minería, el Mininterior, entre otros), dicen, ha pasado tiempo directamente con el presidente Duque, de cara a la explicación de los temas macro.