El organismo de la Cámara de Comercio de Bogotá concluyó que Gisaico debía pagar $6.000 millones como indemnización

Kevin Steven Bohórquez Guevara - kbohoquez@larepublica.com.co

Tras estudiar las causas que llevaron a que el Puente Chirajara se desplomara en 2018, un tribunal de arbitramiento concluyó este lunes que Gisaico, que construyó la estructura, no fue responsable de su caída.

De acuerdo con El Espectador, quienes estaban a cargo de dichas pretensiones resolvieron negar la demanda, argumentando que el error de diseño no "haya sido la única causa del desplome de la pila b".

En sus conclusiones, los arbitros aseguraron que no "existe prueba de que se haya presentado un caso fortuito o fuerza mayor a la cual se atribuyan los hechos", explicó ese medio.

No obstante, teniendo en cuenta que ya se habían pactado una serie de obligaciones para entregar el puente, ese tribunal de arbitramento concluyó que Gisaico debía pagar $6.000 millones como indemnización por los perjuicios ocasionados a Constructora de Infraestructura Vial (Coninvial).

Ante esta decisión, se determinó liquidar el contrato entre las dos partes.

Por medio de un comunicado, los representantes de Coninvial señalaron que "el Tribunal encontró que ni la cimentación ni, en general, el comportamiento del suelo (que era la teoría de Gisaico en el Tribunal) tuvieron incidencia alguna en el colapso del puente Chirajara".

¿En qué va el nuevo viaducto?

Ahora que el Gobierno Nacional continúa avanzando en la reactivación de los proyectos de infraestructura, se sigue trabajando en este frente, con el objetivo de que antes de 2023 esté en operación dicho viaducto.

La nueva infraestructura, que tendrá un costo de aproximadamente $96.000 millones, se construirá luego de dos años de líos. Así lo confirmó hace unos días la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) a LR, que reveló que "a la fecha la entidad se encuentra realizando gestiones que conlleven a la terminación de los estudios y diseños con la atención de las observaciones formuladas por la interventoría. Para ello se han realizado reuniones con representantes de la ANI, la interventoría y Coviandes S.A.S., con el objeto de solucionar las controversias que pudieren existir sobre este asunto entre la interventoría y la concesionaria".

De acuerdo con la cartera de Transporte, se han llevado a cabo audiencias dentro de este proceso, en las que se ha analizado el desarrollo de la obra, pues, según ha dicho el Gobierno, es una infraestructura prioritaria para el desarrollo vial del Meta.

Es de resaltar que a esta situación se suma que el concesionario se comprometió a diseñar y construir una nueva infraestructura a su cuenta y riesgo, y se le obligó a pagar $8.353 millones como compensación por la no entrega de las obras del viaducto atirantado Chirajara, dentro del plazo contractual.

Por ahora, pese a que aún no se ha definido el cronograma de las obras, lo cierto es que la infraestructura podría estar lista en menos de 27 meses.

La razón por la que el Gobierno busca impulsar esta obra es debido a que continúa, igualmente, desarrollando de la vía Bogotá - Villavicencio.