La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Ximena Ramírez - xramirez@larepublica.com.co

Para los ganaderos del país, la ratificación del Tratado de Libre Comercio (TLC) con la Unión Europea, reviste una tragedia social que terminará con la inminente quiebra de alrededor 300.000 pequeños productores durante la próxima década.

Según el presidente de Fedegán, José Félix Lafaurie, mientras no haya una reconversión productiva que implica un plan nacional de alimentación, plan sanitario, más capacitación y mejoramiento genético; los productores no podrán sobrevivir a la política de comercio exterior del Gobierno Nacional. Y es que los altos costos de producción, la baja productividad y la falta de admisibilidad a los mercados europeos, constituyen los factores que le restan competitividad al sector lácteo nacional.

El dirigente gremial explicó que las diferencias en población bovina son abismales, mientras Colombia tiene 7´400.000 vacas en producción, que significan alrededor de 6.500 millones de litros anuales de leche, los europeos están sobre 23´200.000 vacas que producen 129.000 millones de litros de leche al año.

En productividad el panorama es aún más desalentador, mientras una vaca colombiana produce diariamente en promedio 4,2 litros de leche, una vaca europea puede llegar a producir diariamente 29 litros.

A esto se le suma los altos precios de producción que repercuten en los precios al consumidor. “Una tonelada de leche en polvo puesta en el puerto de Barranquilla, puede estar a US$3.700 mientras que esa misma tonelada de leche producida en Colombia cuesta por encima de los US$5.000, así que aquí nadie va a producir leche para transformarla cuando es mucho más barato comprarla en el mercado internacional”, dijo Lafaurie.

No obstante, el ministro de Industria y Comercio, Sergio Díaz Granados, dio un parte de tranquilidad al sector, tras informar que estos productos tienen un tiempo de desgravación de 15 años, tiempo en el cual podrán prepararse para competir en el mercado internacional. Además recalcó la importancia de fortalecer el Conpes que fue aprobado desde el 2010 para mejorar la competitividad del sector lácteo y consolidar la política sanitaria y de inocuidad de las cadenas láctea y cárnica, y al que el Ministerio de Agricultura, le ha inyectado más de 60.000 millones para su ejecución.

Sin embargo para Lafaurie, este es un tema que se ha quedado en el papel. “Aún no se ha visto un solo peso del conpes lácteo”, dijo.

En ello coincide Jorge Andrés Martínez, presidente de Asoleche, tras afirmar que a pesar de la existencia de ese conpes, es claro que el Gobierno se ha quedado corto en su ejecución. “Es necesario que se ejecuten rápidamente estas políticas para mejorar el status sanitario, que en eso los europeos si nos llevan una ventaja bastante significativa”. concluyó Martínez.

Ganaderos solicitaron más recursos a la Nación
Una vez más el presidente de Fedegán José Félix Lafaurie, le solicitó al Gobierno Nacional mayor compromiso con el sector ganadero y más inyección de recursos. “Ya lo he dicho antes, el sector requiere asignaciones del orden de los $500.000 millones anuales durante los próximos diez años para consolidar el programa de trazabilidad bovina e implementar un Sistema de Vigilancia y Control que satisfaga las necesidades de los mercados la Unión Europea”.