Según el proyecto de Minhacienda, en total se destinarán $313,9 billones y habrá un foco en transferencias al sector salud y a las regiones

Adriana Carolina Leal Acosta

Con una suma de $313,9 billones, el Ministerio de Hacienda radicó el proyecto de ley del Presupuesto General de 2021 que tendrá que ser aprobado, como máximo, en octubre.

Este monto, que cabe aclarar puede sufrir numerosas modificaciones en el camino en el Legislativo, es $42,2 billones superior al que fue avalado por el Congreso el año pasado para la vigencia de 2020, de $271,7 billones. Es decir que aumentó 15,5%, y los grandes focos son la salud, los municipios y departamentos, al igual que un aumento en el servicio de la deuda.

Ahora bien, el renglón ganador de esta propuesta fue el de la inversión, que es transversal a todos los sectores y al cual se destinarán $53,08 billones del Presupuesto, estando en el orden de 4,7% del PIB.

Esto significaría un incremento de 23,1% frente a lo aprobado para este rubro en 2020; pero a su vez muestra un aumento de 57,2% frente a lo que se había proyectado para 2021 en el anteproyecto del Presupuesto publicado en abril, cuando se planeaba invertir $33,7 billones. Aunque, claro está, esas cuentas se hicieron antes de la pandemia.

Así las cosas, para 2021 en inversión se asignarán $4,3 billones al plan de reactivación económica del país, dentro de lo cual se destinarían $2,5 billones para el sector transporte; $1,2 billones para Minhacienda; $300.000 millones para proyectos de agua y saneamiento básico del Minvivienda y $200.000 millones para programas de inclusión social, que son básicamente subsidios.

No obstante, cabe aclarar, que el Gobierno planea disponer de $4,7 billones para la reactivación en 2021, es decir $500.000 millones más de los mencionados en el Presupuesto, que vendrían de fuentes distintas.

Es importante mencionar que el país destinará $185 billones a funcionamiento, con un incremento de 11% frente a 2020, del orden de 16,35 del PIB.

Además, se asignarán $75,8 billones (6,7% del PIB) a pagar deuda, lo que significa un aumento de 41,6% frente a lo asignado para el mismo fin este año, que fueron $53,6 billones. De esta suma, según Hacienda, $41,3 billones (3,6%) corresponde a amortizaciones y pago de obligaciones (sentencias, salud y otros), y $34,6 billones a intereses, comisiones y otros conceptos, como aportes al Fondo de Contingencias (3,1%).

Lo anterior, es una consecuencia de los vencimientos, la sustitución de pasivos por títulos de deuda pública y el mayor nivel de endeudamiento en el 2020, por la pandemia.

LOS CONTRASTES

  • Alberto CarrasquillaMinistro de Hacienda

    “Terminaremos muchos de los proyectos actualmente en ejecución, sin olvidar vías terciarias, clave para la interconexión regional y el aumento competitividad”

  • Carlos Felipe PradaVicepresidente de Anif

    “Consideramos que el incremento del gasto por la pandemia, que se evidencia en el Presupuesto, hace que la meta de déficit fiscal de 2022 sea optimista”

  • Katherine MirandaSenadora de la República

    "No tenemos certeza sobre cómo se calcularon las partidas de 2021 porque de los $25,5 billones que se encuentran apropiados en el FOME, solo $6,6 billones están comprometidos"

  • Luis Fernando MejíaDirector de Fedesarrollo

    "El presupuesto sin deuda radicado pasa de 20,7% a 21% del PIB. Un aumento de 0,3 puntos porcentuales que es el neto de un aumento de 0,4 puntos porcentuales en inversión y una reducción de 0,1 puntos porcentuales en los gastos de funcionamiento. Es una razonable recomposición del presupuesto"

“El incremento se ajusta a lo que se esperaba que será el gasto en 2021, pero lo importante es que todo lo que se presupueste se ejecute y que lo que es inversión realmente se vea, como por ejemplo en infraestructura”, dijo Carlos Felipe Prada, vicepresidente de Anif.

Frente a esto, José Ignacio López, director de investigaciones económicas de Corficolombiana, señaló que hay que revisar cuáles son las fuentes de financiación, “pues es posible que hayan sobrado recursos del Fome” . Pero advierte que cumplir la meta de déficit fiscal, de 5,1% para 2021, no se ve muy viable “con este aumento de gasto y la dinámica de la economía”.

Ahora bien, según destacó la cartera, el aseguramiento en salud constituye la principal explicación del incremento en los gastos de funcionamiento, al crecer 20,5% en 2021, por lo que los recursos asignados serían de $35,7 billones. Sin embargo, esta cifra sería apenas $3,8 billones superior a lo contemplado para ese sector en el anteproyecto, antes de la pandemia.

En segundo lugar, según destacó el viceministro de Hacienda, Luis Alberto Londoño, se encuentran los giros al Sistema General de Participaciones , que crecerían 8,7% entre 2020 y 2021; y que, cabe recordar, es dinero que gira el Gobierno central a los territorios para financiar servicios de salud y educación, que estén a cargo de departamentos y municipios.

Otro renglón relevante en el marco del gasto son las mesadas pensionales, que tendrán un presupuesto de $42,5 billones (3,7% del PIB), por lo que aumentó 3,7% frente a 2020.

Ahora bien, al revisar el total del presupuesto, sumando gasto e inversión (ver gráfico), se evidencia que la educación será el sector que más recibirá recursos en 2021, con $46,9 billones y un incremento de 6,1% frente a 2019. Luego, está la salud, que, como ya se mencionó, recibirá $35,7 billones.

Luego se encuentra el Ministerio de Defensa, con $26,8 billones y un incremento de 13,9%. Trabajo, sin embargo, registra una variación negativa de 14,3% y se le asignaron $27 billones.

La cartera que más incremento tendría en el presupuesto en 2021 será TIC, con un aumento de $42,4%, aunque el rubro es de apenas $2,3 billones.

Planeación también tendrá un alza significativa, de 33,2%, hasta $1,5 billones, seguido por Transporte, con un aumento de 28,8% en el monto, hasta los $10,6 billones, lo que se relaciona con las obras de infraestructura que se piensan ejecutar en lo que resta del cuatrienio, como por ejemplo la Ruta del Sol II.

Los cambios que tendrá el plan financiero de cara al año pospandemia
El Gobierno proyecta que en 2021 iniciará la recuperación económica en la era poscovid. En sus proyecciones, destaca que el escenario fiscal del próximo año estaría jalonado principalmente por el repunte de la actividad económica, y, en esa vía, por el aumento de activos. En cuanto a los ingresos totales del Gobierno, se proyecta que crecerán 12,1%, apoyados por un alza esperada del recaudo como proporción del PIB. De hecho, se estima que los ingresos tributarios aumenten en cerca de 0,2 puntos porcentuales del PIB, con la aceleración de la economía.

Para conocer el documento a detalle, puede descargarlo en el link disponible al final del artículo.

Documentos adjuntos