El proceso administrativo contra el concesionario responsable del colapso de la obra anterior sigue y deberán pagar $33.359 millones

Ana María Sánchez - amsanchez@larepublica.com.co

La Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) informó que la importante obra del corredor vial Bogotá-Villavicencio, el nuevo puente Chirajara, será una obra de 460 metros de longitud, la cual se adaptará a la tipología de voladizos sucesivos, diseño que requiere la construcción de una nueva cimentación y tendrá un tiempo para su ejecución de 32 meses.

Esta construcción se da como resultado de las mesas técnicas que se llevaron a cabo con los actores involucrados, el seguimiento de las veedurías ciudadanas de los departamentos de Meta y Cundinamarca y el acompañamiento permanente de la Contraloría General de la República, a través de la estrategia ‘Compromiso Colombia’. Durante la etapa de estudios y diseños se contará con el acompañamiento de la
Sociedad Colombiana de Ingenieros.

“De esta manera, el Gobierno Nacional, bajo la premisa de concluir, concluir y concluir, avanza en los proyectos que conectan a las regiones, con el propósito de entregar al país y en especial a los departamentos de Meta y Cundinamarca una infraestructura que garantice la conectividad y que cumpla con las especificaciones técnicas vigentes”, explicó Ángela María orozco, Ministra de Transporte.

La Agencia recalcó que debido a los problemas que se presentaron con la anterior construcción del puente Chirajara entre noviembre de 2018 y julio de 2019, se tomó la decisión con la Concesionaria Vial de los Andes S.A.S, de cambiar la tipología del puente de atirantado a voladizos sucesivos, esto como ruta de solución ante las controversias técnicas pasadas.

Al respecto Carlos García, Vicepresidente Ejecutivo de la ANI explicó que “la tipología de puentes de voladizos sucesivos, se refiere a un procedimiento de construcción utilizado con frecuencia en el país para grandes puentes. La metodología consiste en construir la superestructura (tablero) a partir de las pilas, agregando tramos parciales que se sostienen del tramo anterior, realizándose de manera simétrica para equilibrar las cargas de la estructura”.

Así mismo, la Agencia precisó que uno de los grandes beneficios en la construcción del Puente Chirajara de Voladizos sucesivos, es lograr entregar al servicio de los usuarios esta infraestructura sin mayor costo al convenido en el Adicional No.1 de 2010, con la aplicación de la norma de diseño de Puente vigente CCP-14. La propuesta incluye la aplicación de la norma Colombiana de diseño de puentes
vigente “Ccp14” la cual se fundamenta en la filosofía Lfrd (Load Resistant Factor Design).

En cuanto al desarrollo del proceso administrativo sancionatorio en contra del concesionario, por los presuntos perjuicios generados por el colapso del viaducto Chirajara, la ANI expidió la Resolución No. 1956 del 20 de diciembre de 2019, en la que resuelve cuantificar los perjuicios sufridos por la Agencia por valor de $33.359 millones.

Igualmente, la Agencia Nacional de Infraestructura mantendrá el proceso por perjuicios y todas las controversias se resolverán en el marco de un tribunal.