De acuerdo con las autoridades se debe cumplir con un protocolo estricto para que el virus no se propague

Johana Lorduy - jmunoz@larepublica.com.co

En el caso de personas fallecidas a causa del coronavirus, el Ministerio de Salud a través de un documento reveló los lineamientos que se deben seguir en el país.

Cuando una persona muere por Covid-19, el cadáver debe mantenerse "íntegro y limitar al máximo su manipulación, teniendo especial atención al movilizar o amortajar el cadáver evitando contacto directo con fluidos o heces fecales, utilizando en todo momento máscaras de filtración FFP2 o N95 (nunca tapabocas)".

El personal que presente los servicios de salud deberán envolver el cuerpo sin vida "en doble bolsa específica para cadáveres de 150 micras o más de espesor, resistentes a la filtración de líquidos", señaló el documento.

Asimismo,  se advierte que en caso de confirmarse que la causa del deceso fue por coronavirus, queda restringido realizarle al cuerpo necropsias sanitarias, viscerotomías, prácticas de embalsamamiento y tanatopraxia.

Cabe mencionar que el cuerpo no será entregado a sus familiares, sino  directamente a la funeraria que deberá cumplir con unos requerimientos y cuidados.

El documento señala: "Cubrir todos los orificios naturales con algodón impregnado de solución desinfectante. El cadáver se deberá envolver en su totalidad sin retirar catéteres, sondas o tubos que puedan contener los fluidos del cadáver, en tela anti fluido o sábana. Luego se pasa el cadáver a la primera bolsa para traslado (...) se debe rociar con desinfectante el interior de la bolsa previo al cierre y se debe desinfectar su exterior; se coloca la primera bolsa debidamente cerrada dentro de la segunda, se cierra y se repite el rociado con desinfectante".

Entre las recomendaciones que hacen las autoridades se encuentra que  el cuerpo deberá ser cremado preferiblemente. Si no se cuenta con este tipo de servicio se deberá realizar la inhumación en sepultura o bóveda en el cementerio.

Cabe mencionar que el traslado del cuerpo, así como la cremación o inhumación, deberá realizarse en el menor tiempo posible, para evitar la exposición de más personas al virus, razón por la que no se podrán realizar actos fúnebres "que conlleven reuniones o aglomeraciones de personas".