Decenas de usuarios siguen quejándose por el alza en las tarifas de energía. En el último mes, 26% de las quejas se dieron por este servicio público

Kevin Steven Bohórquez Guevara - kbohoquez@larepublica.com.co

En las últimas dos semanas las quejas por los aumentos en las tarifas de energía no se han hecho esperar. Ya sea por el alto costo, el desconocimiento o la simple duda, decenas de usuarios han venido reclamado por estos incrementos, pues pese a que son conscientes de que el consumo en el hogar ha sido mayor, aún no entienden las ayudas vía tarifa que anunció el Gobierno. Mas ahora en un momento en el que los ingresos se han visto reducidos, especialmente en los estratos bajos.

Pero, entonces, ¿por qué suben las tarifas si están congeladas? La respuesta más allá de ser lógica - por el lado del consumo - también tiene un componente técnico. Este último, según explica la Comisión de Regulación de Energía y Gas (Creg) se centra en que la factura se basa en el costo unitario de prestación del servicio (CU) y el consumo del usuario.

Este CU, tal y como está compuesto, corresponde a la suma de las actividades de la cadena del servicio. Tanto generación, como en transporte, distribución y comercialización. No obstante, según advierte la Creg, en la actualidad se han presentado varias situaciones que afectan el precio. Se trata del “aumento en la tasa de cambio, la reducción en el precio del petróleo, las bajas lluvias que afectan la generación hidráulica y una reducción importante de la demanda agregada”.

Es por esta razón que estos choques, tanto externos como internos, han venido afectando las facturas en el país. De hecho, según le explicaron técnicos de la Superintendencia de Servicios Públicos a LR, en febrero y los primeros días de marzo, por ejemplo, la condición climática generó menos energía con hidroeléctricas y más con térmicas. Esto provocó que el monto de la energía en bolsa alcanzara precios cerca de los $600/kWh (kilovatio hora).

“Desde septiembre ha llovido muy poco y los precios de bolsa se incrementaron mucho. Ya se vienen lluvias, por lo que los precios de bolsa se van a reducir. Los incrementos de estos meses fueron puntuales y se van a corregir”, explicó Alejandro Lucio Chaustre, director de Óptima Consultores y exdirector de SER Colombia.

Desde la Superintendencia se confirmó, por su parte, que en abril sí se está consumiendo más energía en los hogares. Se han visto aumentos en promedio de consumo superiores a 20%, una situación que impacta igualmente la factura. “En resumen, tanto el consumo como el CU han aumentado haciendo que las facturaciones sean mayores de lo que la gente viene pagando normalmente”, dijeron.

LOS CONTRASTES

  • José Camilo Manzur Director ejecutivo de Asocodis

    “Somos conscientes de que todas las familias estamos consumiendo más energía. Por eso hacemos un llamado a que se dé un consumo más responsable”.

En medio de los anuncios que hizo el Gobierno, en los que se ratificó que empresas prestadoras tendrán que congelar las tarifas, en el último mes los reclamos por el servicio de energía lideran el número de quejas. Según la información de la Superintendencia, del 16 de marzo al 14 de abril se recibió un total de 2.964 reclamos, de los cuales 781 fueron de energía, 684 de acueducto y 562 de gas.

Si bien se desconocen las causas de los requerimientos, el valor de las tarifas es una de las primeras en la lista. LR conoció varias facturas de energía en las que mientras antes se cobraba un promedio que va entre $50.000 y $65.000, ahora estos costos se han elevado hasta $80.000, teniendo en cuenta que las familias han estado en la casa usando más electrodomésticos, principalmente.

“Somos conscientes de que todas las familias estamos consumiendo más. Por eso, hacemos un llamado a que se dé un consumo responsable. Reiteramos nuestro compromiso y toda la disposición para seguir prestando un servicio continuo”, explicó José Camilo Manzur, director ejecutivo de la Asociación Colombiana de Distribuidores de Energía Eléctrica (Asocodis).

El ejecutivo, por su parte, invitó a que los usuarios que tengan los ingresos, cumplan con sus obligaciones de pago, pues se ha visto reducido el recaudo de las empresas.