El presidente de la ANI, Manuel Felipe Gutiérrez, hizo un balance sobre cinco de los proyectos de 4G que todavía no empiezan o que tienen atrasos significativos

Kevin Steven Bohórquez Guevara - kbohoquez@larepublica.com.co

El ambicioso programa de las autopistas de Cuarta Generación (4G) aún tiene en vilo cinco de los 29 proyectos que lo componen. Aunque el Gobierno Nacional reporta que 24 de estas vías ya han reactivado sus frentes de obra tras el freno por la pandemia, todavía hay iniciativas que presentan líos en su licenciamiento ambiental o la cesión de sus contratos.

Este es el caso de dos de las cinco vías que tiene el Grupo Solarte en el país, que, tras más de un año y medio de trabajo con el Gobierno Nacional, todavía no han logrado entregar sus obligaciones a nuevos concesionarios. Se trata, en concreto, de la autopista Popayán Santander de Quilichao y la vía Santana - Mocoa - Neiva.

En el primer caso, el tramo, que se ubica en la Vía Panamericana, está a la espera del licenciamiento ambiental de la unidad 3, así como al pendiente de que unos nuevos inversionistas lleguen a tomar las riendas del proyecto.

Así lo explicó el presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), Manuel Felipe Gutiérrez, quien destacó, además, que “las decisiones de tribunal salieron y aclararon el panorama jurídico del proyecto. Estamos con la licencia ambiental, y, seguramente, con la nueva concesión, que ya está en proceso para iniciar”.

Pese a que el funcionario advirtió que todo se definirá cuando la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla) tome una decisión sobre su licenciamiento, hay voces en el territorio que advierten que todavía no es claro quién se quedará con esa obra.

“Inicialmente, los españoles se iban a quedar con el proyecto junto a unos ecuatorianos. Iban en consorcio con 70% y 30%. Sin embargo, los ecuatorianos se retiraron, y fue ahí cuando llegaron unos chinos. Dijeron que iban a validar el territorio, pero por la pandemia aún no han venido. No es claro cómo se hará esa cesión”, añadió Ana Fernanda Muñoz, presidente de la Cámara de Comercio del Cauca.

Desde el año pasado Colombia Infrastructure Partners, administrado entre México Infrastructure Partners y Skandia Latinoamérica, antes Old Mutual, mostró su interés por esa obra. No obstante, según Muñoz, se prevé que en este segundo semestre se defina quién tomará las riendas y cuál será la nueva hoja de ruta del proyecto, que prevé emplear a por lo menos 3.500 personas.

En la misma línea de esta obra también se encuentra Santana - Mocoa- Neiva. El presidente de la ANI confirmó que se viene trabajando junto a la Contraloría, por lo que en el marco del Plan Remedial se vienen adelantando algunas obras.

LOS CONTRASTES

  • Ana Fernanda MuñozPresidente de la Cámara de Comercio del Cauca

    “Todavía no hay una oferta en firme para la concesión de la vía Popayán - Santander de Quilichao. Se prevé que su reactivación empleará a más de 3.500 personas”.

“Es un proyecto con unos retrasos significativos, y en el marco del proceso de caducidad, se iniciaron las obras del Plan Remedial”, destacó Gutiérrez, quien no confirmó con exactitud cuándo se llevaría a cabo la entrada en operación del nuevo operador.

Desde la ANI también se advirtió que los otros tres proyectos que aún presentan dificultades son Mulaló - Loboguerrero; Cambao - Manizales, y la Malla Vial del Meta. En la primera vía, por ejemplo, se tiene un inconveniente ambiental en la Unidad Funcional 4 - 5. Esto no ha permitido que avance la obra, por lo que todo dependerá de la Anla.

La situación es distinta en la Malla Vial del Meta, que, tras un trabajo entre los concesionarios y el Gobierno, tiene como meta iniciar las obras en septiembre. Por ahora, se están revisando las modelaciones del tráfico, con el objetivo de que para ese mes se reactiven los trabajos.

En el caso de Cambao - Manizales, por el contrario, el presidente de la ANI confirmó que hace poco se iniciaron obras, por lo que tan solo están a la espera de obtener un crédito para garantizar su desarrollo.