• Agregue a sus temas de interés

Teresita Celis - tcelils@larepublica.com.co

El proyecto del Aeropuerto del Café (Aerocafé) entra en una etapa clave para resolver su futuro.

En diciembre se darían a conocer los resultados de una consultoría, lo que se ha llamado el afianzamiento técnico, que deberá determinar cómo será y cuánto costará, finalmente, esta terminal aérea en la cual se han invertido más de $160.000 millones.

Pero lo que empieza a preocupar a las autoridades del municipio de Palestina, en cuyos predios se edifica la terminal, es la improvisación que sigue habiendo sobre el proyecto. El afianzamiento técnico dirá cómo debe quedar Aerocafé y sobre ello ya se han planteado dos alternativas preliminares. Una determina mover en un grado el eje actual de la pista, y la otra utilizaría una estructura de concreto reforzado tipo viaducto en la que los aviones aterrizan y despegan.

Las dos alternativas, que pueden ser complementarias, cambian el actual diseño sobre el cual se ha venido construyendo el aeropuerto; y según el gerente de la Asociación Aeropuerto del Café, Luis Fernando Mejía, si bien implicarían adquirir más terrenos, unos 250 predios hoy habitados, llevarían a reducir el relleno de los dos terraplenes que no se han concluido. Es decir, no habría necesidad de terminarlos e incluso algunos de los 10 llenos que se hicieron no habrían sido necesarios.

Pero, además, implicarían derribar una pantalla activa gigante, si se decide mover el eje, que se está construyendo y en la que se han invertido $5.000 millones. Mejía, señala que la pantalla está al borde de la franja de seguridad, lo que no es usual en aeropuertos. Entonces ¿Aerocafé quedó mal diseñado?. Mejía dice que no, que de todas formas los terraplenes hechos eran necesarios y que con la consultoría se está buscando optimizar las obras que faltan y mejorarlas . El alcalde de Palestina, Carlos Piedrahita, señala que a Aerocafé le ha faltado mayor planificación y reclamó que debe ser un aeropuerto competitivo e internacional. Al concejal Iván Muñoz, le preocupa la improvisación porque ahora se tendrían que tumbar más viviendas.