Pombo en los últimos 30 años ha trabajado en el sector privado y público y ha sido miembro de más de 50 juntas directivas

Lilian Mariño Espinosa - lmarino@larepublica.com.co

En dos de las empresas más grandes de Bogotá, que superan los $1,5 billones en utilidades al Distrito, se están reorganizando las fichas para su reinvención, y la nueva Administración de la Capital, en cabeza de Claudia López, ha sumado algunos nombres a las juntas directivas para lograr este propósito.

Uno de los hombres detrás de estos movimientos es Ignacio Pombo Villar, que fue escogido como miembro independiente en las mesas directivas del Grupo Energía Bogotá (GEB) y la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá (ETB).

En la entidad de energía también integrará el comité de auditoría y riesgos; el comité financiero y de inversiones, y el comité de compensaciones, por lo que tendrá a su cargo el análisis de decisiones trascendentales en el futuro de la empresa que es considerada la Joya de la Corona del Distrito.

La hoja de vida, del que muchos han señalado es el hombre clave de López, para hacer los cambios que piensa que se requieren en las empresas, suma una experiencia que supera las tres décadas en la presidencia de diferente entidades privadas. Además, en su trayectoria resalta el hecho de que ha sido integrante de más de 50 juntas directivas y comités de seguimiento a los planes de acciones de diversas alcaldías y gobernaciones.

Sobre los planes y aportes que cree puede hacer en estas dos empresas, Pombo explicó que llegó “a ambas juntas por ser un gran conocedor de los dos sectores y por haber participado a lo largo de mi carrera profesional en la estructuración de proyectos de telecomunicaciones, energía, gas y transmisión. La actividad de banquero de inversión se suma como elemento fundamental a lo requerido para articular a las dos entidades en programas conjuntos que esta Alcaldía quiere desarrollar para beneficio de los bogotanos”.

Acerca de los rumores que surgieron después de su nombramiento, explicó que son falsos, y que hubo una campaña de desprestigio. Por ejemplo, aclaró que nunca ha estado en una junta directiva con José Antonio Vargas Lleras. También explicó que sí fue consultor de la Gobernación de Cundinamarca, pero este vínculo fue hace más de 20 años a través de un contrato con Naciones Unidas, y no en el Gobierno de 2011 de Álvaro Cruz.

LOS CONTRASTES

  • Ignacio Pombo VillarMiembro de las juntas directivas de ETB y GEB

    “Por ser un experto en los dos sectores parte de mi trabajo será apoyar para adelantar proyectos conjuntos que la Alcaldía quiere que se adelanten entre las dos empresas”.

Sobre su experiencia, tanto en lo público como en lo privado, y especialmente el hecho de haber participado como miembro en más de 50 juntas directivas del sector privado y en más de 50 juntas del sector público, los expertos han señalado que es una buena suma a las entidades, ya que pueden recibir un enfoque más global.

En este punto, Pombo agregó que el hecho de que una de las entidades donde participó por más de cuatro años fue el Conpes, la junta económica del país y el Consejo de Ministros, durante dos, “me dan elementos de criterio para la toma de decisiones. Finalmente, el haber presidido empresas y grupos económicos de distintos sectores me permiten apoyar la gestión de las dos empresas de la capital”, señaló Pombo.

Otros de los puntos recientes que suman a su hoja de vida está el de estructurar para bancas de inversión proyectos de diferente sector en China y en Argentina.

Los cambios en las direcciones estatales
Entre las compañías distritales solo falta el nombramiento del nuevo presidente de la ETB, después de que Jorge Castellanos anunciara su retiro de la compañía. El nuevo presidente deberá tener presente un su agenda la resolución de varios pleitos judiciales, entre ellos los que se disputan con Claro y que, según Castellanos, no ponen en riesgo la supervivencia de la firma. En el caso del GEB hace unos meses la Junta decidió darle continuidad a Astrid Álvarez por dos años más, quien deberá resolver las diferencias con Enel. El tercer cambio al inicio de este año fue el de Cristina Arango en la gerencia del Acueducto de Bogotá.