La Ley aplicará una rebaja en el tributo a personas y empresas equivalente a 50% del monto dado. La idea es garantizar gratuidad en la inmunización

Juan Sebastian Amaya

El Congreso de la República aprobó un proyecto de Ley que define beneficios tributarios para las personas y empresas que realicen donaciones públicas que contribuyan al mayor acceso de Colombia a la futura vacuna contra el covid-19, y la posterior inmunización gratuita para todos los colombianos.

Tanto la Cámara de Representantes como el Senado dieron aval a la incitativa del representante Ricardo Ferro que estipulará un descuento en el impuesto sobre la renta equivalente a 50% del monto de la donación realizada en el año o periodo gravable, que se contempla para 2021 y 2022.

Sin embargo, esa opción no podrá aplicarse con otros beneficios o aminoraciones tributarias.

El autor del proyecto explicó que la donación deberá contar con el aval previo por parte del Ministerio de Salud y deberá ser certificada por el gerente del Fondo Nacional de Gestión del Riesgo. Además, del beneficio tributario establecido no podrán participar empresas del sector de la salud nacionales o internacionales, ni tampoco Empresas Promotoras de Salud (EPS) o Instituciones Prestadoras de Salud (IPS).

“Con esta Ley vamos a garantizar que se puedan destinar recursos públicos para la adquisición de la vacuna, pero, adicionalmente, garantizaremos, a través del mecanismo de vacunas por impuestos, que los empresarios se puedan sumar a lo que pueden denominar una gran ‘vaca’ en donde habrá recursos públicos y privados para la compra masiva de vacuna”, dijo el representante Ferro.

La iniciativa también dicta que el Gobierno reglamentará los requisitos para que proceda este descuento y, en ningún caso, la reducción en la renta generará saldos a favor susceptibles de devolución, ni será considerada para la determinación de los límites del Estatuto Tributario.

Al respecto, el presidente de la Cámara de Representantes, Germán Blanco, destacó que la propuesta pasará a sanción presidencial en los próximos días para que pueda aplicarse a partir de 2021. “Esta es de las leyes más importantes que han pasado por el Congreso en este año de pandemia y de contingencia, y ahora pasará a sanción presidencial para que puedan salvar vidas”, comentó.

Otra de las aristas de la próxima Ley es que faculta al presidente, Iván Duque, sujeto a la disponibilidad de recursos, la opción de contratar una póliza de cobertura global para cubrir las posibles condenas que puedan presentarse por reacciones adversas a las vacunas aplicadas por el Estado.

“Lo anterior no exime de responsabilidad civil contractual o extracontractual a los fabricantes concerniente a las acciones u omisiones dolosas o gravemente culposas, o por el incumplimiento de sus obligaciones de buenas prácticas de manufactura o de cualquier otra obligación que le haya sido impuesta en el proceso de aprobación”, rescató Ferro.

Para garantizar que se eviten casos de corrupción, la ejecución de los recursos que sean donados será controlada y vigilada fiscalmente por parte de la Contraloría General de la República. Finalmente, la Ley creará, como parte del Instituto de Evaluación de Tecnologías en Salud (Iets), el Consejo de Evaluación de las Reacciones Adversas a la Vacuna para los tratamientos que hayan sido suministrados por el Estado y así evaluar la existencia de nexos causales o responsabilidades cuando se presenten problemas en las personas a las que se les aplicó.