.
ECONOMÍA Gobierno cuestiona voluntad de Drummond para solucionar embarque de carbón
sábado, 11 de enero de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Reuters

El regulador del sector minero de Colombia cuestionó la voluntad de la minera estadounidense Drummond de hallar una solución para seguir exportando carbón, luego que rechazara la propuesta de usar dos puertos cercanos a una terminal suya que el Gobierno clausuró por violar normas ambientales.

Drummond, que produce entre 80.000 y 90.000 toneladas diarias de carbón, declaró la fuerza mayor sobre sus embarques desde Colombia después de que entrara en vigencia  una nueva ley que exige cargar carbón en los barcos a través de ductos con sistemas de bandas para evitar contaminación.

La empresa aún no ha implementado el nuevo sistema y seguía trasladando el mineral a los barcos a través de barcazas, un mecanismo que acarrea riesgos de derrame de material al mar.

María Constanza García, presidenta del regulador del sector minero, la Agencia Nacional de Minería, dijo a Reuters que se le propuso a Drummond usar los puertos de Santa Marta o de Prodeco, pero que la firma no quiso por problemas logísticos.

Cuando se le preguntó cuál era el principal escollo para solucionar el problema, García respondió: "En realmente encontrar una voluntad de ellos en resolver, en inclinarse por alguna de las alternativas".

"Éramos nosotros, el Gobierno Nacional, los que le proponíamos alternativas. Ellos un poco se cierran al tema", dijo la funcionaria, agregando que la empresa proponía que se le cobraran multas pero que se le permitiera reabrir la terminal, algo que García dijo era una alternativa poco viable.

Drummond rechazó hacer comentarios sobre las declaraciones de la funcionaria, pero había dicho que espera tener a fines del primer trimestre en operación un sistema de carga directa.

La empresa asegura que las obras para el nuevo sistema se retrasaron por una huelga de más de 50 días sufrida entre julio y septiembre.

Costo económico

Colombia es el cuarto exportador mundial de carbón, la segunda mayor fuente de divisas después del petróleo.

La orden a Drummond de parar los embarques con el sistema de barcazas se hará efectiva a partir del domingo.

Colombian Natural Resources (CNR) tampoco ha implementado el nuevo sistema y suspendió voluntariamente sus exportaciones desde el 31 de diciembre.

El costo diario para el país de detener el puerto es de unos 11.470 millones de pesos (5,9 millones de dólares), incluyendo impuestos y regalías.

García explicó que para usar el puerto de Santa Marta, se tiene que llevar el mineral en camiones hasta la terminal y que si se opta por el de Prodeco, Drummond debe usar trenes de otras empresas porque emplea un sistema diferente de descargue.

Una fuente de la Sociedad Portuaria de Santa Marta había dicho que desde ese terminal Drummond y CNR podrían enviar hasta 20.000 toneladas de carbón, pero aclaró que no se había presentado ninguna solicitud.

García confió en lograr una solución con Drummond en menos de dos semanas para que la empresa mantenga sus exportaciones.

El sector carbonífero de Colombia está dominado por grandes productores como Glencore Xstrata a través de la local Prodeco, por Drummond y por Cerrejón, propiedad de BHP Billiton , Anglo American PLC y también de Glencore Xstrata.

MÁS DE ECONOMÍA

Construcción 29/07/2021 El plan del Invías, Vías para la Conexión, mejorará 750 kilómetros de carreteras terciarias

La entidad y el Ministerio de Transporte afirmaron que buscan beneficiar a 17 millones de habitantes en al menos 24 departamentos

Energía 30/07/2021 Aumentó el consumo de energía en zonas no interconectadas llegando a 999 MWh/día

El costo de generación en estas localidades aumentó 3,84%, mientras que el relacionado con la distribución tuvo incremento de 1.31%

Hacienda 31/07/2021 Ciclo alcista en la tasa de política monetaria empezaría en el último trimestre del año

En la última reunión de la Junta Directiva del Banco de la República se decidió, por mayoría (5-2), mantener la tasa en 1,75%

MÁS ECONOMÍA