El presidente ejecutivo de la Fitac, Miguel Espinosa, aseguró que empresarios y Gobierno deben llegar a un acuerdo para el futuro

Salomón Asmar Soto - sasmar@larepublica.com.co

Durante el Foro LR,” La Tramitomanía, un lastre para el desarrollo y la competitividad”, el superintendente de Transporte, Camilo Pabón Almanza y el presidente ejecutivo de la Federación Colombiana de Agentes Logísticos en Comercio Internacional (Fitac), Miguel Espinosa, hablaron sobre el rol de las autoridades administrativas, y del grado de intervención del Estado en la economía.

Espinosa indicó que la normatividad aduanera “es muy extensa”, y que dejó “en un desorden jurídico” al sector público y al privado, además de dar “grandes espacios a la interpretación” en cuanto a lo que está y no vigente.

“Recordemos que siguen siendo 775 artículos, de los cuales 30 son del régimen sancionatorio, en las que están establecidas 310 infracciones a los actores de comercio exterior. Uno tiene que saltar de artículo en artículo para entender qué norma está infringiendo y qué castigo aplica, por lo que no es fácil entender ese sistema”, explicó.

Para el presidente de la Fitac hay grandes retos en materia de sistematización, entre el que está actualizar el sistema informático de la aduana. También, la racionalización de trámites, de los cuales la Dian ha intervenido 44 procesos, según indicó Espinosa.

“Pese a que contamos con todo el apoyo de todas las entidades, vemos grandes retos en materia de trámites, seguridad jurídica y unificación de criterios por parte, no solamente de la Dian, sino con otras entidades que también requieren de esa simplificación”, dijo.

Al respecto, el superintendente de Transporte manifestó que -desde su despacho- el objetivo al inicio de la pandemia fue reducirles costos y trámites a las empresas. Para esto, lanzaron iniciativas como el concurso de “identificar la circular más inútil”, en el que participaron empresarios, aeropuertos, ciudadanos y terminales de transporte, recibiendo un total de 500 circulares, siendo 73 postuladas.

“Comenzamos a quitarles esa carga de reportes inútiles a la superintendencia en cabeza de las empresas. Del mismo ejercicio, en el que había 73 postulaciones, logramos por lo menos hacer una derogatoria en el sector de transporte aéreo, marítimo y terrestre, que fue preparatorio para algo que uno da por hecho: la circular única que ya estamos trabajando”, contó Pabón.

Para lograr esta meta, agregó Espinosa, “debe haber una participación activa del sector privado”, que no deben ser grandes mesas de discusión o concertación, sino ejercicios prácticos “que involucren a los directamente afectados”.

“La idea es que se identifique dónde les duele, cuál es la regulación que más dolores de cabeza les causa en materia de aduana, de comercio exterior y tributaria. Pienso que es una muy buena práctica que debería aplicarse no solamente en Colombia sino también en los países de la Región”, anotó.