En el seminario de Anif y Fedesarrollo se discutió los efectos de la tributaria.

Noelia Cigüenza Riaño - nciguenza@larepublica.com.co

En el seminario “Colombia: recuperación económica, volatilidad y reforma tributaria” de Anif y Fedesarrollo, una serie de expertos analizaron lo bueno, lo malo y lo feo de la Ley de Financiamiento que entró en vigor este año.

El exministro de Hacienda Guillermo Perry, aseguró que en materia de las empresas la Ley fue positiva debido al descuento de IVA en bienes de capital, a la menor tarifa general de 33% a 30% y al régimen simple. Sin embargo, destacó que fue negativa porque se mantuvieron y aumentaron las exenciones y los privilegios tributarios en sectores como el agropecuario o la economía naranja.

Respecto a las personas naturales, el exministro de la cartera económica evidenció la progresividad, el cambio de tarifas y el nuevo impuesto al patrimonio y mayor tributación de los dividendos. Y en IVA dijo que lo único que se hizo fue el paso del monofásico al plurifásico para las cervezas y las gaseosas.

"Sería bueno ir pensando cómo se prepara a la opinión pública y al Congreso para el debate en la reducción de las exenciones de IVA", sostuvo Perry.

Para Munir Jalil, esta reforma ayuda a que se cumpla la meta de 2019 pero no fue una condición suficiente. "La pegunta es qué se va a vender para conseguir los recursos necesarios. La aceleración en la inversión es la principal apuesta de esta Ley", opinó.

También el exdirector de la Dian, Horacio Ayala, manifestó que la evasión comienza en la legislación, que existe una legislación confusa y que no hay tanto expertos en administración tributaria. "Temas como las megaobras, la economía naranja y las zonas francas son muy difíciles para controlar por la Dian", indicó.