La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Merian Araujo - maraujo@larepublica.com.co

Comienzan a mostrarse luces en el camino para solucionar el paro que hoy completa seis días a lo largo del país. Un primer paso lo dieron cerca de 1.200 mineros pequeños que obstaculizaban la vía a Ituango y que, como dio a conocer el secretario de Gobierno de Antioquia, Santiago Londoño, decidieron levantar los bloqueos.

Este resultado se sumó a los esfuerzos que ayer durante la mañana adelantó la Gobernación local, junto con autoridades nacionales, para establecer unas mesas de diálogo en la región (con los campesinos del Bajo Cauca, del Nordeste y con los de Toledo) y continuar levantando los bloqueos en las vías.

“Se llegó a un acuerdo con los campesinos que estaban asentados en la vía y por eso se levantó provisionalmente el bloqueo. La mayoría de los mineros van a continuar en el sector”, señaló el alcalde de este municipio, Jaime Elías Montoya.

Sin embargo, pese a que los mineros han levantado el bloqueo a la vía, el grupo de manifestantes se mantendrá con el pliego de peticiones que comenzó a evaluarse desde ayer y, se espera, en los próximos días con las autoridades locales.

Dentro de estos, señaló el alcalde, los pequeños mineros buscan beneficios del programa Antioquia Iluminada, una iniciativa Empresas Públicas de Medellín (EPM) que busca llevar energía eléctrica a las zonas rurales de Antioquia. Adicional, piden al Gobierno que a las veredas más alejadas llegue dotación de algunos centros de salud.

Pese a esto, ayer, al cierre de esta edición, la viceministra de Minas, Natalia Gutiérrez, señaló a LR que aún no habían llegado a algún acuerdo durante las mesas de trabajo.

Con este panorama, ahora el temor es que durante la próxima semana los mineros puedan retomar las vías de hecho para bloquear las carreteras del departamento.

Y cabe recordar que, a comienzos de la semana pasada, el Gobierno también había intentado llegar a una solución con los mineros que pedían la derogación del decreto que autoriza la destrucción de la maquinaria ilegal. Pese a ello, el Ejecutivo se mantuvo en su posición y los pequeños mineros decidieron sumarse al paro general, completando así más de un mes con el cese de actividades.