El 4 de septiembre se inaugura el túnel principal de La Línea; tras $1 billón de inversión, la obra reduce los tiempos e impulsa ahorros

Kevin Steven Bohórquez Guevara - kbohoquez@larepublica.com.co

A partir del próximo viernes los colombianos podrán disfrutar de 8,6 kilómetros de doble calzada del Túnel de La Línea. Tras más de 118 años de pensar, diseñar y ejecutar la obra, el Gobierno Nacional pondrá en operación el que quizás es el hito de infraestructura más grande del país.

El Túnel, que está ubicado entre Cajamarca y Calarcá, conectará el suroccidente y el Eje Cafetero con el centro del país. Este será en solo un sentido y prevé ahorrar tiempo y plata a quienes lo usen. Esa fue una de las conclusiones de Juan Esteban Gil, director del Invias, quien, en Inside LR, dio los detalles del proyecto, sus beneficios económicos y los hitos que se sortearon para ejecutar más de $1 billón para la obra.

En una semana se inaugura el Túnel de La Línea, ¿qué entrega el Gobierno?

El proyecto del cruce de la Cordillera Central consta de la conexión en doble calzada desde Cajamarca hasta Calarcá, que es parte del corredor comercial de Buga-Buenaventura, y hace parte del Alto de La Línea, donde específicamente es el cuello de botella del corredor Bogotá- Buenaventura. Ahí, en el sector entre Cajamarca y Calarcá tenemos como reto construir 30 kilómetros de doble calzada. Eso nos soluciona el desarrollo de 25 túneles, 31 viaductos, tres intercambiadores, 30 km de doble calzada. Y entre esos 25 túneles, se encuentra el Túnel de La línea.

La solución total es esa doble calzada, la cual hemos previsto entregar en dos momentos. El primer momento, el 4 de septiembre, en el que entregaremos la obra más importante que se ha desarrollado en la infraestructura de transporte en Colombia. Y es el Túnel de La Línea, que genera más beneficios para la economía del transporte. También pondremos el túnel de rescate, que es un túnel paralelo, y vamos a entregar también tres túneles cortos, y vamos a entregar 13,4 kilómetros de un par vial de doble calzada. El restante está previsto a desarrollarse para abril. Desde la salida del túnel por el lado del Quindío, y en el otro lado del túnel hasta Cajamarca son otros casi 10 kilómetros que tenemos previstos en abril de 2021.

¿De cuánto fue la inversión que hizo este Gobierno y cuáles son los beneficios?

Al final ha tenido un costo total de $1 billón, y el de la totalidad del corredor fue $2,9 billones. Los beneficios más importantes que se dan están asociados a la bidireccionalidad que se genera en la carretera.

Entre Cajamarca y Calarcá, en condiciones normales, nos demoramos de dos a dos horas y media, pero estas son una incertidumbre, y por eso es que al año tenemos 850 horas de cierre de esta carretera. Eso va a desaparecer porque con la vía de La Línea vamos a tener dos carriles en un sentido pasando por el Túnel, desde Armenia hacia Bogotá, y tendremos dos carriles que ascienden al Alto de La Línea desde Bogotá hacia el suroccidente del país, pero con dos carriles. Eso aumenta la velocidad de operación de 18 a 60 kilómetros por hora, y elimina la totalidad de los cierres. Entre Cajamarca y Calarcá se transitará entre 30 o 40 minutos, pero como tenemos dos momentos en la entrega del proyecto, en el primer momento nos ahorraremos 50 minutos, y en la totalidad entre 90 y 120 minutos.

Vamos a salvar vidas, la vía presenta van a desaparecer 198 accidentes por adelantamiento en carriles. Y un dato importante para la economía son los costos en los ahorros de viaje. La vía tiene 6.500 vehículos al año. Cuando uno lleva eso a costos anuales, operar la vía (mantenimiento, lubricantes, llantas, pólizas, accidentes) se hace con $505.000 millones y cuando entra en operación este proyecto, será de $251.000 millones. Un ahorro de casi $250.000 millones. Así, un vehículo liviano para pasar entre la vía se va ahorrar entre $70.000 y $80.000. Y un tractocamión, hasta de $170.000.

¿Por qué es la obra más grande de la ingeniería más importante en la historia del país?

Es la obra más importante que se ha desarrollado, pero a la vez más compleja. Estamos a 2.500 metros sobre el nivel del mar y es un ambiente sensible y con muchas potencialidades. Un dato clave es que la Cordillera Central es un sistema geológico muy complejo. Recordemos que veníamos mucho tiempo hablando del proyecto, desde 1902. Empezó la construcción de un túnel férreo, pero eso se abortó. Iniciando los años 2000 vinieron comisiones que decían que era imposible atravesar la Cordillera, pero lo que hizo el gobierno en 2004 fue repensar el proyecto por fases, y es donde se decide empezar a construir el túnel piloto y de estudio. Y ver si era viable o no. Y eso se construyó entre 2005 y 2008. Ahí nace la construcción del túnel principal. En agosto del año 2009 empiezan las obras hasta septiembre de 2020. Pasaron 11 años para construir el túnel más complejo que se ha desarrollado en la historia de Colombia. Se ejecutaron 24 contratos, todos terminaron con éxito, a excepción de uno, y ese contratista dejó las obras paralizadas en 2016, con 56% de avance, y solo hasta 2018 se le inyectaron $620.000 millones para garantizar la reactivación de las obras.

¿Qué se entrega en abril y cuánto costará toda la obra?

La inversión total del proyecto en todas sus fases cuesta $2,9 billones. Lo que nos queda faltando es desde el sector de Américas hacia Calarcá es una doble calzada, y cinco túneles cortos. Eso ya está en plena ejecución, y esperamos ponerlos en marcha en abril. Tenemos una ruta crítica que es un puente de 640 metros, que estamos avanzando en su construcción. Y pues es necesario poderlo terminar. Y en el otro lado de la montaña nos quedan 6 kilómetros.

¿Ya se tiene un estimado de cuánto aumentará la actividad productiva en el occidente del país y las exportaciones?

Ese dato lo estamos trabajando con el Ministerio de Comercio. Sin embargo, el dato asociado a los ahorros de la economía nacional generará competitividad del comercio exterior.

¿Cuántas personas participaron en la construcción del Túnel?

Hoy podemos contarle al país que fueron 6.500 héroes que desarrollan este tipo de infraestructura.

¿Cuántos peajes serán ubicados y cómo será el recaudo?

Normalmente llega el peaje de manera inmediata, este es un proyecto pensando en la rentabilidad de la economía del transporte. Vamos a colocar un peaje, pero cobrado en dos sentidos. Y es muy importante saber que será el mismo peaje, pero por cuatro carriles por sentido. En primera instancia, no se les va a trasladar ese costo al usuario porque tenemos este momento de pandemia, y el incremento se empezará a socializar a partir de octubre para ser cobrado en el año entrante. Pero en 2021 este no será el peaje más caro.

¿Cómo van los proyectos a cargo del Invias y la reactivación de sus obras?

Tenemos a cargo, un proyecto muy importante que es la doble calzada entre Cartagena y Barranquilla; estamos avanzando en la construcción en la variante de Manizales; estamos construyendo un proyecto que es entre Tumaco y el Puerto de Esmeraldas. Estamos avanzando en el sostenimiento de la carretera de la Ruta del Sol II, en donde hemos avanzando en 74 kilómetros de doble calzada. Avanzamos en vías rurales. Tenemos un compromiso con las regiones más apartadas del país.

¿Cómo avanzan las vías terciarias?

La ruralidad tiene que conectarse con estas grandes vías. Nosotros tenemos que garantizar que nuestro campo se conecte con las vías y las grandes autopistas. Empezamos la atención en 938 municipios del país, ya tenemos firmados 250 convenios, y ahora en septiembre iniciamos obras. Estamos avanzando en la licitación de obras y en interventoría. Generaremos 70.000 empleos para garantizar estas vías terciarias. En ellas hemos invertido, si sumamos todas las fuentes, $3 billones. Y vamos a invertir $1,5 billones solamente del Presupuesto de la Nación el próximo año.