El Ideam advirtió que hay posibilidades de deslizamientos de tierra en la zona central, occidental y en el caribe

Ana María Sánchez - amsanchez@larepublica.com.co

El avance de la onda tropical sigue y parece no detenerse. El Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) anunció que el fenómeno de La Niña continúa acentuando la frecuencia e intensidad de las precipitaciones, así como de las ondas tropicales.

Por esta razón se pronostica que, para este fin de semana, y comienzos de la otra, continúen las fuertes lluvias en todas las zonas del país, pero con mayor intensidad en las regiones Caribe y Andina.

“De acuerdo con el seguimiento, monitoreo y análisis realizados por el Ideam, se prevé para los próximos tres días el avance de una nueva onda tropical con alta posibilidad de propiciar el aumento de las precipitaciones en varios sectores de las regiones Caribe y Andina; las lluvias podrían venir acompañadas de tormentas eléctricas y vientos por encima de lo normal”, indicó el último reporte entregado por el Instituto.

Además, la directora del Ideam, Yolanda González, aseguró a LR que, la temporada de lluvias irá hasta final de este año, afectando principalmente a los agricultores y ganaderos, y advirtió que las zonas de más riesgo seguirán siendo las regiones Caribe, Pacífica y Andina.

El reporte de la entidad, además, advierte que se deben tomar las medidas preventivas en zonas de ladera, pues habrá mayores probabilidades de deslizamientos de tierra en los siguientes departamentos: Norte de Santander, Santander, Antioquia, Boyacá, Cundinamarca, Caldas, Risaralda, Quindío , Occidente de Arauca, Casanare, Meta y la Sierra Nevada de Santa Marta.

Así mismo, el informe muestra que habrá riesgo de crecientes súbitas en ríos, quebradas y arroyos en áreas rurales y urbanas de las regiones Caribe, Andina y Norte de la región Pacífica.

La situación se agrava cada día más, pues hace solo unos días San Andrés y Providencia mostraban los intensos daños que causó el huracán Iota por el paso de las islas, dejando pérdidas materiales y destrozos de hasta 98% en todo el municipio de Providencia.

A su paso, el fenómeno dejó graves daños en Cartagena, con inundaciones, deslizamientos y colapsos en más de 40 barrios de la ciudad que tuvieron que ser intervenidos.

Otra grave afectación reportada se dio en Cúcuta, que tras un torrencial aguacero en la noche del martes dejó varias residencias bajo el agua. La inundación arrasó con carros, muros, y cobró la vida de seis personas.

En el Pacífico van más de 6.000 familias afectadas y varios daños en la infraestructura, situación que se presenta en Santander y algunas zonas de Bogotá.