El Emisor completó su quinta reducción de tasas en consecutiva en lo corrido de 2020. Se llegó a un nuevo mínimo histórico de 2,25%

Kevin Steven Bohórquez Guevara - kbohoquez@larepublica.com.co

Un nuevo mínimo tocó ayer la tasa de interés de referencia. La Junta Directiva del Banco de la República está poniéndole el dinero más bajo a los bancos en toda la historia. La decisión final fue reducirla en 25 puntos básicos y dejarla en 2,25%. Esta decisión pudo darse gracias al espacio inflacionario que hay actualmente, pues los niveles del IPC se han mantenido bajos, específicamente por la parálisis del tejido empresarial.

Tras esta nueva determinación, el Emisor completó su quinta reducción consecutiva en lo corrido de 2020. Según explicó el gerente general del Banco de la República, Juan José Echavarría, la Junta ha reducido en 200 puntos básicos la tasa de intervención, lo que se traduce en la más baja desde hace un poco más de 29 años.

“ El tema del desempleo pesó mucho en la decisión, pero estamos pensando que lo peor ya pasó (...). De acá para delante es muy difícil pronosticar lo que haga la Junta. Son siete miembros, en el pasado hubo unanimidad, pero yo diría que de ahora es más incierto lo que pasará”, explicó el gerente.

Bajo las condiciones actuales, se agregó que se ha requerido unos mayores estímulos en la política monetaria para impulsar la economía. De hecho, tal y como lo confirmó Echavarría, el impacto de la política monetaria expansiva se sentirán aún más en la medida que evolucione la pandemia y el Gobierno permita continuar la reapertura gradual.

No obstante, aunque algunos analistas y expertos destacan que todavía no se ha logrado dar un traslado real de las tasas al mercado, desde el Emisor y Asobacanria se advirtió que ya se ha visto una reducción en la mayoría de los segmentos de crédito.

El gremio de los bancos, incluso, ratificó que “hay que tener en cuenta, sin embargo, que la transmisión de la tasa intervención de política monetaria a las tasas de interés del mercado no se observa de forma inmediata”. Según explicaron, “en cualquier economía estos mecanismos dependen, principalmente, de las condiciones de liquidez de la economía y de la percepción de riesgo en el mercado, siendo esta última diferenciada en cada modalidad crediticia”.

LOS CONTRASTES

  • Juan José EchavarríaGerente del Banco de la República

    “El tema del desempleo pesó mucho en la decisión, pero estamos pensando que lo peor ya pasó (...) De acá para delante es muy difícil pronosticar lo que haga la Junta”.

Sergio Olarte, economista principal de Scotiabank Colpatria, explicó que por ahora se ha visto que buena parte de estos recortes se han trasladado a los intereses de los créditos.

Sin embargo, Olarte aclaró que la demanda por préstamos también está más baja, pues aún se están viendo riesgos altos para la aprobación de una petición financiera, y los consumidores no quieren mucho más crédito.

En cuanto a proyecciones, el gerente destacó que el equipo técnico del Emisor redujo sus proyecciones de crecimiento de la economía para este año. Las nuevas expectativas apuntan a que el PIB se contraerá por lo menos 6% y hasta un máximo 10% este año. Estas nuevos estimativos están muy por debajo de lo que ya había dicho el Banco cuando destacó que la caída máxima será de 6%.

“Los pronósticos están empeorando en todo el mundo y tiene que ver en parte por la cuarentena, y porque en ya en varios países las expectativas son peores que las de Colombia”, concluyó Echavarría.

Frente a la inflación, el equipo técnico del Banco estima que al finalizar el año se podría llegar a un IPC entre 1% y 2%, una cifra muy por debajo de la meta.

Con estas nuevas proyecciones, el Banco también cree que se verá una gradual recuperación del empleo el segundo semestre. Esto debido a que se advirtió que la tasa de desempleo de casi 20% ya no se volvería a ver con la eventual recuperación de los sectores.