La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Colprensa

El Presupuesto General de la Nación presentado por el Gobierno para el próximo año, que asciende a $199,9 billones, tendrá entre sus principales rubros un incremento importante para el pago de obligaciones pensionales, con lo que llegará casi a la quinta parte del monto total.

El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas Santamaría, explicó  que el gasto del Presupuesto General de la Nación para pensiones en 2014 asciende a cerca de $33,9 billones, con los cuales se espera cubrir los pagos a más de 1.789.000 personas, que en promedio devengan una pensión de $2.100.000.

Cárdenas Santamaría también se refirió a las presiones que ponen la sucesión de paros y otras protestas sociales, a los resultados en materia fiscal durante los tres años de Gobierno del presidente Juan Manuel Santos, los cuales calificó de “muy positivos”, y al primer año de funcionamiento de la Reforma Tributaria, con la cual dice que se han logrado recaudar hasta julio de 2013 cerca de $65 billones.

El Gobierno dijo que no había más plata para negociar con los sectores que están en paro. ¿Cuál es la estrategia entonces para conjurar estas protestas?

Los recursos ya fueron incorporados al presupuesto del próximo año y no tenemos el espacio ni la capacidad de ofrecer más. De manera que el diálogo se va a dar sobre temas como la focalización de los subsidios, las estrategias de pago, pero no sobre incrementar los aportes que le da el Gobierno Nacional a los diferentes sectores, que ya hoy son los más altos de la historia. Los sectores están recibiendo más recursos de apoyo, especialmente en el agro, que en cualquier otro momento de la historia.

¿Cuándo se pueden tener cifras concretar sobre los efectos macroeconómicos del TLC, siendo este un tema central en las protestas sociales?

Creo que el de Estados Unidos empieza a mostrar las primeras cifras, porque el crecimiento de las exportaciones ha sido más dinámico que antes del tratado. Con los demás países, como Corea y los de la Unión Europea, tomará más tiempo ver sus efectos. Lo cierto es que en términos generales los TLC nos han dado buenos resultados. La evaluación de los acuerdos comerciales es un tema que se demora un tiempo, se tardan en madurar y hay que esperar a tener una apreciación más completa para emitir un juicio.

La industria ha tenido un año muy malo. ¿Cuándo empezará a repuntar este sector tan importante de la economía?

Después de un primer semestre débil, las proyecciones que tenemos para el segundo semestre son positivas. Vamos a terminar este año con un crecimiento positivo en la industria. Esperemos que al cerrar el año estemos en un más dos. Esa es la proyección que tenemos.

En concreto, ¿cómo van a hacer para impulsar a la industria y apoyar a los empresarios?

Ya se está haciendo con una tasa de cambio más competitiva, con créditos de Bancoldex, pero sobre todo con la eliminación de los aranceles para todas las materias primas y los bienes de capital que se producen en Colombia. Ese es el gran aporte del Gobierno.

Las exportaciones tampoco han tenido un año bueno…

Nos ha ido mejor con las exportaciones no tradicionales que con las tradicionales. Estas últimas se han afectado por el menor nivel de precios, sobre todo del carbón, pero las no tradicionales han tenido un mejor desempeño.

El Presupuesto Nacional

¿Cómo está planteado el Presupuesto General de la Nación para la vigencia 2014?

Este presupuesto tiene un monto total de $199,9 billones, de los cuales la deuda va absorber $44 billones, la inversión $40 billones y el resto se destinará a los gastos de funcionamiento. Esto pone en evidencia que un porcentaje muy grande de este presupuesto se destina a la deuda, por eso el propósito de la regla fiscal es reducirla, para que a futuro no le dediquemos tanto dinero como lo vamos a hacer el año entrante, sino que tengamos más inversión.

De los gastos de funcionamiento, ¿cuáles son los sectores a los que se van a destinar mayores recursos?

Los sectores que más presupuesto reciben son defensa, educación, salud y trabajo. El primero porque es el financiamiento de cerca de 500.000 hombres y mujeres, que hacen parte de las Fuerzas Armadas y de Policía, más las pensiones. En el caso de salud es porque allí están los recursos para atender el régimen subsidiado; educación, por la política de gratuidad de la educación pública y, finalmente, el sector de trabajo, que incluye a Colpensiones, donde se requiere un presupuesto muy amplio. Estos cuatro sectores representan cerca de $100 billones del PNG.

¿Para el próximo año estos sectores tendrán incrementos con respecto a lo que venían recibiendo?

Los incrementos más importantes se dan en pensiones, donde se dan recursos adicionales por $6 billones. El próximo año vamos a estar pagando pensiones por $33,9 billones y con eso llegamos al máximo como porcentaje del PIB, porque de aquí en adelante más colombianos van a acceder a pensiones no subsidiadas por el Gobierno, sino con cargo a sus propios ahorros. Por eso es que el año entrante hay un esfuerzo enorme en el tema pensional.

 ¿Con este incremento se cubre ese pasivo pensional que tiene el Estado?

El Gobierno está cumpliendo con sus obligaciones. Hay 1.789.000 colombianos que están recibiendo pensiones con cargo a los recursos de los contribuyentes. Ellos reciben en promedio una pensión de $2.100.000 al mes; como podemos ver, es un volumen muy amplio el que estamos destinando. Recordemos que el presupuesto de la Nación son $155 billones, excluyendo el pago de intereses. De ese monto $33,9 billones se van al pago de pensiones. Estamos hablando de una quinta parte, casi el 20% de los recursos se dedican a pagar pensiones de colombianos. Son muy pocos colombianos los que están recibiendo y es un gasto muy grande. El país tiene que ser consciente que se le está destinando al tema de pensiones, para honrar esas obligaciones.

¿Qué otros sectores tendrán mayores incrementos en el presupuesto para el próximo año?

Otro capítulo importante tiene que ver con el aumento de los gastos asociados al pie de fuerza. Son casi $900.000 millones por el aumento en la nomina del sector de defensa y seguridad. Las elecciones costarán otros $900.000 millones y tenemos también un incremento asociado al ajuste por inflación de los trabajadores del Estado, que es cercano a los $3 billones, o sea que estos son los incrementos que más van a pesar en el presupuesto del próximo año.

¿Dentro del tema del sector defensa se tiene contemplada ya la propuesta de crear el Ministerio de Seguridad Ciudadana?

En realidad eso no está incluido ni hace parte del presupuesto presentado para el próximo año. Ese es un tema a discutir más adelante, por lo que todavía no hemos tenido la instrucción política de incluirlo, ya que no es una decisión tomada.

Regla fiscal, “muy positiva”

El tema del nuevo control fiscal ha sido criticado por sectores de la oposición. ¿Cuál es el balance que hace el Gobierno en los primeros años?

El balance es muy positivo, no solo por los resultados en materia fiscal, sino también por la reformas. Los resultados reflejan una reducción continua del déficit fiscal y también de la deuda pública, que es algo que realmente ha transformado las finanzas públicas de nuestro país. De un déficit de 18 billones de pesos en 2010 pasamos a tener un superávit de dos billones de pesos en 2012.

- Entonces, ¿por qué hay voces que insisten en hablar de un hueco fiscal?

Me pregunto lo mismo. Tenemos una meta de déficit de 2,4 por ciento del PIB y nuestro objetivo principal es cumplirlo, porque es lo que está en la regla fiscal y en el plan financiero de este año. Es un déficit que de ninguna manera refleja un hueco fiscal, sino que es la reducción gradual del déficit del gobierno año tras año.

La implementación de la Regla Fiscal ¿qué efectos concretos está dejando?

Esta Ley de la República obliga a la reducción año tras año del déficit fiscal con metas puntuales en los años electorales, es decir 2014, 2018 y 2022. Los Gobiernos se tienen que comprometer a cumplir esta meta, por ende ya no existe el espacio que había en el pasado en que los ministros de Hacienda podían incumplir sin mayores consecuencias. Hoy las consecuencias son graves y pueden llevar incluso a sanciones disciplinarias para quienes incumplan con esta ley.

¿Cómo va esa meta fiscal para el próximo año?

El año entrante la meta para el déficit del Gobierno Central es de 2,4% del PIB y eso se tiene cumplir y por eso presentamos este año un presupuesto más apretado.

También resaltaba las reformas. ¿Cuál es el balance de la Reforma Tributaria?

La oposición ha tratado de tergiversar la realidad y decir que la reforma fracasó, que generó un hueco fiscal, lo que es absolutamente falso. Por el contrario, nos ha permitido aumentar el recaudo versus lo que teníamos el año pasado, ha generado un alivio importante para los empleadores en la generación de empleo, por eso llevamos unas cifras tan buenas en este aspecto. También le ha dado un alivio enorme en caja al sector agropecuario, ya que bajó los impuestos para casi todos los insumos, lo que representa un flujo de caja adicional para los agricultores.

Ese balance positivo que usted da, ¿cómo lo puede demostrar en cifras?

El recaudo ha estado al 31 de julio en $65 billones y el año pasado a esa misma fecha era de $63 billones. La meta del Gobierno para este año es terminar con un recaudo cercano a los 1$02 billones. Yo creo que el país ha entendido la importancia de aumentarles la tributación a las personas naturales que ganan más de $10 millones, no ha habido una queja y estamos empezando la implementación del recaudo del CREE, que va a estar financiando el ICBF y el SENA.

Venta de Isagén

El anuncio de la venta de las acciones del Gobierno en Isagén generó gran malestar en el país. ¿Por qué cree que vale la pena salir de esos activos?

La venta de Isagén no es para tapar ningún hueco fiscal, porque esos recursos no se van a recibir este año y tampoco hacen parte de los recursos del Presupuesto General para el próximo. Son parte de unos recursos extraordinarios para convertir un activo que ya existe, que no se va a ir de Colombia, en otro activo que el país necesita y que hay que construir, ya que donde tenemos una demanda de recursos muy grande en la infraestructura de transporte. Obviamente esto genera preocupación, inquietud, pero mi función es darles tranquilidad a los colombianos. Esto lo vamos a hacer muy bien, con mucho cuidado, asegurando que cada peso de la venta de Isagén sea un peso adicional en la inversión de la infraestructura del país.

Pero el cambio de la infraestructura se viene manejando con las Asociaciones Público Privadas (APP). ¿Cómo explicar que se requiere de mucha más inversión oficial?

La gente tiene la idea equivocada de que las APP son proyectos de carreteras o de infraestructura que las va hacer el sector privado sin requerir un solo peso de aporte del Gobierno. La realidad es que en nuestro país las carreteras requieren del presupuesto nacional para hacerlas viables, porque los costos de construcción son muy altos y las carreteras no se pagan solo con los peajes. Es decir que por cada peso en inversión en carreteras que haga un concesionario privado, el Gobierno tiene que invertir dos pesos adicionales a los peajes, por el costo de construcción y porque los tráficos son relativamente bajos, no es como en otras partes del mundo donde el sector privado hace la inversión y la recupera con esos cobros.

¿Cuándo se tiene definido el cronograma para la venta de los activos en Isagén?

Estamos en el proceso de definición del cronograma. La semana entrante ya se anunciará específicamente cual será la ruta de venta.