Gobierno sacó a comentarios los criterios técnicos para reglamentarlo Según cálculos, hay potencial de 9.530 millones de barriles

Kevin Steven Bohórquez Guevara - kbohoquez@larepublica.com.co

Todo apunta a que a más tardar en 2022 las compañías petroleras podrían iniciar una nueva etapa de explotación de hidrocarburos en las aguas del mar Caribe colombiano. La nueva fase, que impulsaría la reactivación gradual de la industria, sería el resultado de la gestión que viene realizando el Gobierno Nacional para expedir unas nuevas reglas de juego para la zona ‘offshore’ del país.

Se trata un nuevo reglamento técnico que fijaría algunos criterios para la explotación costa afuera, con la adopción de estándares y buenas prácticas nacionales e internacionales. Aunque dicho documento salió a comentarios hace unos días, desde la industria se añade que es una pieza clave para despejar el camino y aprovechar el potencial de esta zona, que, según algunos cálculos preliminares, tendría una prospectiva de aproximadamente 9.530 millones de barriles.

“El reglamento técnico para las operaciones de exploración y explotación costa afuera es uno de los aspectos esenciales para avanzar en los proyectos (...) Es importante que permita flexibilidad en la adopción de tecnologías y procedimientos que garanticen las mejores condiciones para el desarrollo sostenible y responsable de los recursos hidrocarburíferos en el área marítima”, explicó Francisco Lloreda, presidente de la Asociación Colombiana del Petróleo.

LOS CONTRASTES

  • Francisco LloredaPresidente de la ACP

    “El reglamento técnico para las operaciones de exploración y explotación costa afuera es esencial para avanzar en los proyectos. Es una pieza clave para la adopción de estándares internacionales”.

  • Orlando CabralesPresidente de Naturgas

    "Es indispensable aprovechar el potencial que tenemos costa afuera que está previsto entre 7 y 30 teras"

  • Germán EspinosaPresidente de Campetrol

    “En total hay 16 áreas asignadas en el ‘Offshore’ colombiano, de los cuales cuatro bloques son de evaluación técnica (TEA) y 12 de E&P".

Las oportunidades de desarrollo en esta zona del país obedecen a que existe un alto potencial para encontrar nuevas fuentes de gas. Del total estimado de remanentes, según la ACP, aproximadamente 44% correspondería a gas (23 terapies cúbicos (TPC), mientras que 56% a petróleo.

No obstante, esas estimaciones aún no son del todo precisas, pues desde Naturgas se advierte que habría una prometedora prospectividad de hasta 30 terapies. Orlando Cabrales, presidente del gremio, destacó que es indispensable aprovechar esta zona del Caribe, pues no solo permitirá garantizar la seguridad energética, sino, además, impulsar la generación de empleo y los proyectos productivos de la región.

“Si bien desde 2014 se han descubierto pozos como Orca, Kronos, Purple Angel, Gorgon, esperamos que la nueva normatividad viabilice mucho más la actividad exploratoria y mantenga el interés de jugadores importantes como Shell, Exxon, Noble Energy y Ecopetrol”, añadió.

Y es que en medio de este avance normativo, actualmente hay cuatro contratos que se encuentran ejecutándose en el marco del Programa de Evaluación en las cuencas Colombia, Guajira Offshore y Sinú Offshore. Estos se suman a los 12 ya vigentes que se han suscrito con la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH).

“En total hay 16 áreas asignadas en el ‘Offshore’ colombiano, de los cuales cuatro bloques son de evaluación técnica (TEA) y 12 de E&P. El área cubierta por estos bloques es de alrededor de 96.000 km2 y representa 15% del área total de la plataforma marina colombiana”, destacó Germán Espinosa, presidente de Campetrol, quien concluyó que, sin duda, será una zona fundamental para el abastecimiento energético.