El centro de investigación propuso entregar una renta básica de $450.000 para 18 millones de personas, las más vulnerables

Adriana Carolina Leal Acosta

El mercado laboral colombiano, que antes de la pandemia afrontaba una informalidad superior a 50% y un índice de desempleo ascendente, que en febrero llegó a 12,2%; ahora está siendo golpeado por la cuarentena y la incertidumbre económica.

De acuerdo con un estudio de Anif, las perdidas de ingresos laborales de los hogares serán de $12,5 billones hasta mayo, eliminando del cálculo a los trabajadores sin remuneración y a los empleados del Gobierno y del sector salud, que continúan laborando con cierta normalidad.

Además, se hizo una caracterización de la población más vulnerable económicamente en medio de la pandemia, que suma 11 millones de personas hasta mayo pero que crecería hasta los 14,2 millones en junio.

En primer lugar, se concluyó que hay 6,7 millones de personas que viven del “día a día”, quienes tienen un ingreso promedio de $691.000 millones, lo que equivale a una pérdida de $4,6 billones al mes. “Cabe resaltar que estos trabajadores empezaron a verse afectados desde la última semana de marzo, con lo cual la pérdida de ingresos laborales solo en marzo fue de $1,2 billones. Es decir, al finalizar abril solo por ese grupo se contabilizarán pérdidas en el ingreso laboral por más de $5,8 billones”, explicó Carlos Felipe Prada, vicepresidente de Anif.

En segundo lugar, se tuvo en cuenta a trabajadores por cuenta propia menos vulnerables que los del grupo anterior, así como asalariados informales y asalariados formales de microempresas, cuyos ingresos promedio son de $933.000 al mes y registraron una pérdida de $4 billones en los primeros 30 días. Este grupo lo conforman 4,3 millones de personas.

LOS CONTRASTES

  • Carlos Felipe PradaVicepresidente de Anif

    “Si no empezamos a reactivar gradualmente los sectores, como el comercio, que es un gran generador de empleo, en junio más personas pueden tornarse hacia una situación de vulnerabilidad”

Sin embargo, el mismo estudio advierte que en el caso de que dicha situación se extienda hasta junio, las pérdidas laborales ascenderían a $26,9 billones. “Si no empezamos a reactivar gradualmente los sectores, como el comercio que es un gran generador de empleo, en junio más personas pueden tornarse hacia una situación de vulnerabilidad”, explicó Prada.

Por esto, Anif propuso que el Gobierno cree una renta semi universal, que cobijaría a 18 millones de personas entre los que están los del régimen subsidiado y los que devengan hasta un mínimo, por $450.000, lo que a 2% del PIB per cápita, estando en línea con los montos que dio Estados Unidos y Japón y a 75% del ingreso laboral promedio.

De acuerdo con las estimaciones de la entidad, esta inversión valdría $8 billones, y teniendo en cuenta que la pérdida laboral a mayo será de $12,5 billones y que las medidas como la devolución del IVA y los subsidios del Ingreso Solidario, que ya puso en práctica el Gobierno valen $1,8 billones; la brecha entre lo que se pierde y el Gobierno daría sería menor.

Frente a la idea, Luis Fernando Mejía, director de Fedesarrollo señaló que lo “importante de los subsidios es revisar los montos, que actualmente siguen siendo muy bajos frente las necesidades. Se necesitan mayores incentivos para que los hogares se queden en casa, limitando las posibilidades de contagio”.