Inauguración del centro de investigación Palmar de La Sierra en el municipio Zona Bananera, del departamento de Magdalena

Alejandro Valencia

En el municipio Zona Bananera del departamento de Magdalena, la Federación Nacional de Cultivadores de Palma de Aceite (Fedepalma) y su centro de investigación (Cenipalma), pusieron en marcha el Campo Experimental Palmar de La Sierra “con el propósito de fortalecer las capacidades del gremio para desarrollar sus procesos de investigación y de extensión, a la luz de los retos de productividad y sanidad del cultivo”, explicó el presidente ejecutivo de Fedepalma, Jens Mesa Dishington.

En este proyecto, la entidad de carácter gremial ha invertido más de $16.000 millones para su infraestructura y funcionamiento. Además, en sus proyecciones a mediano plazo esperan invertir otros $13.000 millones. Por su parte, el director general de Cenipalma, Alexandre Cooman,  explicó que cuentan con 410 hectáreas, donde cerca de 100 corresponden a siembras de cultivos comerciales.

Para la construcción de esta primera etapa del Campo Experimental, los recursos “han salido fundamentalmente del bolsillo de los palmicultores a través de los aportes que han hecho por más de 25 años al Fondo de Fomento Palmero”, sostuvo Mesa Dishington. Para dar una perspectiva, entre 1994 y 2018, se han destinado más de $350.000 millones a este Fondo. Además, han invertido por más de 20 años cerca del 1.5% del ingreso total generado en ciencia, tecnología e innovación.

Ahora bien, Cooman explicó que Cenipalma tiene cuatro centros experimentales, incluyendo este. Sin embargo, cada uno es único por la investigación específica de acuerdo con la zona en la que se encuentran. “En este caso hay un énfasis muy importante en el manejo del agua. Evaluamos tanto las necesidades hídricas de las palmas en esta zona, como también los diferentes sistemas de riego para determinar cuál es el más eficiente, el de mejor costo y el de mejor beneficio para los mismos palmicultores”.

Al respecto, en rueda de prensa con el presidente de Fedepalma, el dirigente explicó que algunos sectores señalan que el cultivo de palma de aceite demanda o consume más agua que otros cultivos; afirmaciones que clasificó como falsas. “La agricultura bien hecha requiere agua y cuando se ha comparado la palma con otros cultivos, todos bien hechos,  nosotros estamos en una media”, sostuvo Mesa.

Por su parte, Cooman detalló que en investigación se han dado cuenta que la planta no necesita realmente unas cantidades superiores. “Cada litro que estamos captando de los sistemas de riego, el 90% o más está realmente siendo utilizado por la planta”. Para el tema, el presidente de la Junta Directiva de Cenipalma, Miguel Sarmiento dijo que “en la Zona Norte, el manejo del agua es el tema más importante para la productividad y sanidad”, por eso la importancia de la optimización del recurso hídrico.