Antes de que la mina de oro ubicada en Antioquia se convirtiera en la principal vena para la explotación del metal, hubo desafíos y logros a base una buena gestión de su alta gerencia

Paul Harris

El viernes 23 de octubre, el presidente Iván Duque ayudó a inaugurar la mina de oro Buriticá de 282.000 onzas al año de Zijin Continental Gold en Antioquia. Un día de positividad y esperanza fue más moderado de lo que quizás debería haber sido por las medidas de distanciamiento social ante el covid-19, pero tal vez apropiado dadas las pruebas y tribulaciones anormales que superó el proyecto para convertirse en la mina de oro subterránea más grande de Colombia.

Buriticá hoy es un ejemplo de modernidad y poder de inversión con dos túneles de 5 x 5 metros excavados en el yacimiento que está siendo explotado por una flota minera mecanizada, muy lejos del estrecho túnel por el que se caminaba, doblado hacia la mina Centena tachada de la roca, utilizando métodos de décadas de antigüedad donde comenzó la historia de Buriticá.

Encontrar un depósito económico y construir una mina es una tarea desafiante en el mejor de los casos, pero Buriticá requirió un esfuerzo sobrehumano para superar los extraordinarios desafíos de operar en Colombia.

Hace diez años, llegar a la mina Centena significaba un paseo en mula de media hora por las laderas escarpadas, un viaje que casi se cobró en los primeros días un trabajador cuya mula resbaló, cayó y lo hizo estrellarse por la pendiente solo para ser detenido por un alambre de púas que lo dejó agradecido por su vida y con una cicatriz espantosa en el cuello.

El pueblo de Buriticá lleva el nombre de un cacique local que fue quemado por no revelar a los conquistadores españoles la fuente del oro en la región, una terquedad y estoicismo que se ha hecho eco a través de los siglos y ha caracterizado los esfuerzos de los promotores del proyecto para avanzarlo, enfrentando agresiones similares de múltiples fuentes en el camino.

Continental Gold fue la visión de Bob Allen, propietario del Grupo de Bullet, quien había operado la mina Centena durante muchos años y creía que podía ser algo más. Habiendo formado Continental Gold en mayo de 2007, convenció a algunos de los inversores más astutos del sector de la minería junior para que invirtieran, incluido el fondo Geologic Resource de George Ireland y Neil Adshead de Passport Capital, que posteriormente se convirtió en una parte clave del equipo de Sprott Natural Resources, como parte del grupo inversor inicial.

Allen nombró a la empresa Continental Gold porque le gustaba la connotación expansiva del nombre, que sugiere una organización multinacional con múltiples activos en el hemisferio. El primer logo de Continental Gold replicaba el logo del globo de Continental Airlines. Con Allen insistiendo en que la empresa no debería adoptar un artefacto de Colombia como logo como lo habían hecho otras empresas, aunque posteriormente eso iba a pasar con el cambio de marca en 2010, adoptando el jaguar-hombre del Tolima como figura central.

La terquedad y el impulso de Allen fueron clave en los primeros tiempos cuando, con menos de un año de edad, financió la compañía con su propio bolsillo después de la Crisis Financiera Global (CFG) de 2008, que vio caer el precio del oro y cerrar los mercados de capital. Durante este tiempo, se resistió a muchas ofertas depredadoras para adquirir la empresa a un precio demasiado bajo, convencido de su valor subyacente, hasta que la empresa firmó un acuerdo de adquisición inverso con Cronus Resources a principios de 2010 que llevó a Ari Sussman a la empresa como CEO.

“Envié a Vic Wall y Greg Hall, y al exgeólogo jefe de Placer Dome a visitar Buriticá. Después de un día en la mina subterránea me llamaron y dijeron que creían que era Porgera (gran mina de oro y plata en Papúa Nueva Guinea). Ese fue el momento decisivo y terminaron teniendo razón”, dijo Sussman a LR.

Continental debutó en la Bolsa de Toronto en abril de 2020 y el momento no podría haber sido mejor: la rápida recuperación de la CFG impulsó el precio del oro hacia lo que eventualmente sería máximos históricos en 2011; Colombia era la jurisdicción de exploración de oro más codiciada del mundo debido a la apertura económica que acompañó a la política de Seguridad Democrática del expresidente Álvaro Uribe y docenas de juniors de exploración inundaron el país porque los mercados de capitales canadienses no podían obtener suficientes proyectos. Estas condiciones, junto con los resultados de perforación de alta ley, permitieron a Sussman sacar a Continental de una pequeña mina que apenas generaba suficiente efectivo para pagar a su personal cada mes a una capitalización bursátil de US$1.000 millones en menos de un año, ya que el precio de sus acciones se disparó desde $1,90 canadienses a $10,78 dólares canadienses antes de publicar una estimación de recursos o estudio económico.

Sussman contrató a las mejores personas que pudo para ayudarlo a avanzar en el proyecto, como el fallecido geólogo Vic Wall como asesor especial, quien jugó un papel decisivo en el cambio de la interpretación geológica de Buriticá de ser un sistema de vetas mesotérmicas a un sistema de vetas metales base carbonato, que desbloqueó puertas a la definición de un gran recurso. El recurso de Buriticá creció rápidamente de un equivalente inicial de 3,1 millones de onzas de oro en 2011 a 9 millones de onzas en junio de 2015, y ahora supera los 11 millones de onzas.

También contrató al director de operaciones Don Gray, recién salido de la exitosa construcción de la mina de plata Escobal en Guatemala para construir la mina; el exdirector de Cerrejón, Leon Teicher, como presidente en marzo de 2015, Mateo Restrepo como vicepresidente (y luego presidente) en agosto de 2015, también sacó de la jubilación al ex vicepresidente ejecutivo y director de operaciones de Cerrejón, Luis Meneses como gerente, quien trajo un sombrero de gerente muy senior a la mesa que estabilizó la empresa y permitió que la construcción avanzara sin mayores problemas.

Restrepo aportó un profundo conocimiento tanto del ámbito político como del sector privado habiendo sido anteriormente asesor del expresidente Álvaro Uribe y ejecutivo de la mina de carbón Prodeco. Teicher fue expresidente y director ejecutivo de la mina de carbón Cerrejón en La Guajira, Colombia, tenía una larga experiencia en asuntos gubernamentales y de la comunidad local, y trajo una gran mentalidad minera al directorio, el gobierno corporativo de la empresa y la forma en que operaba. Estos dos iban a resultar fundamentales para superar los numerosos desafíos que se avecinan para el proyecto.

Para Sussman, el éxito se debía a las personas que contrataba. “La tenacidad de las personas involucradas fue lo más destacado considerando lo complejo que es ser el primero en salir de la puerta de un gran proyecto de oro en Colombia, empujando hacia adelante contra todo pronóstico y llevando al sector minero sobre los hombros de la empresa. Esto requirió gente realmente talentosa,” dijo.

No obstante, el don de Sussman estaba recaudando fondos. Recaudó $28,75 millones canadienses con la oferta pública inicial y los subsecuentes aumentos de $68,4 millones en septiembre de 2010 gracias a los primeros resultados de perforación de Veta Sur de 14,3 metros con tenor de 446 gramos por tonelada de oro y 166g/t de plata. Un $86,3 millones en noviembre de 2012 significó que la compañía no tuvo que recaudar dinero nuevamente durante cuatro años, lo que permitió a Continental capear el mercado bajista sin los financiamientos dilutivos que destruyeron a otras juniors.

“El 2012 nos vio subir al precio de acción más alto de la historia. Nos ofrecieron mucho más dinero y sabía que el mercado estaba en la cima y debería haber tomado más dinero para reducir la dilución más adelante,” dijo.

Sussman también recaudó US$250 millones en financiamiento para proyectos en enero de 2017, una inversión de US$109 millones de Newmont Mining en mayo de 2017 y US$175 millones en financiamiento adicional para proyectos en marzo de 2019. En total, recaudó al menos US$800 millones para el proyecto durante los últimos diez años.

En última instancia, mientras colocaba a Continental y Buriticá en el camino del éxito, con la perspectiva de tener que hacer otro financiamiento en un momento en que los mercados de capitales canadienses veían a Colombia como una jurisdicción con un riesgo creciente, Sussman negoció la venta de la empresa a la china Zijin Mining anunciado en diciembre de 2019 y completado en marzo 2020 por US$989 millones, una sorpresa para muchos que naturalmente habían asumido que Newmont eventualmente mejoraría su participación del 19,9% en Continental y compraría la compañía. Newmont tuvo las manos ocupadas para digerir su adquisición de Goldcorp a principios de 2019 y vendió fácilmente sus acciones de Continental a Zijin, obteniendo una buena ganancia. Cuando Zijin inauguró la mina en octubre, dijo que el costo de desarrollo era de $610 millones, un 53% más que la estimación de factibilidad de febrero de 2016 de US$389 millones.

Desafíos
Navegar por los desafíos del mercado geológico y financiero es parte del curso de cualquier director ejecutivo junior de exploradores, pero estos palidecieron en comparación con los desafíos que Colombia tenía para el proyecto.

El proyecto sufrió repetidamente a manos de la ilegalidad. El oro de alta ley es el principal atractivo de Buriticá, pero también un riesgo para la seguridad. El oro de alta ley dispara el gen de la codicia en muchas personas y en las zonas rurales de Colombia, donde el estado de derecho a menudo es solo un concepto en papel, suceden cosas nefastas.

En sus inicios hace una década, los lingotes de oro de doré se llevaban por carretera a Medellín, hasta que los bandidos retuvieron el camión en el que se transportaba por la carretera a Santa Fe de Antioquia. A partir de entonces, los envíos se realizaron en helicóptero.

En 2010, no había mineros ilegales ni otros pequeños mineros en las concesiones de Buriticá. No comenzaron a aparecer hasta 2012, una vez que la empresa publicó resultados de perforación de muy alta ley. Estos se convirtieron en una avalancha de unos 5.000 mineros ilegales que invadieron las concesiones en 2014-2015 con organizaciones criminales supuestamente detrás de la iniciativa. Mientras tanto, tanto el gobierno local como el nacional no hicieron nada, una actitud que solo cambió una vez que los mineros ilegales comenzaron a matarse entre sí a través de prácticas laborales inseguras y explosivos ilegales, y la calamidad de la salud pública en la aldea de Buriticá creció hasta el punto de que ya no pudieron ignorarla.

El sistema público de agua en Buriticá colapsó debido a las plantas de cocos procesadoras ilegales instaladas en las casas; los precios de los alimentos y las propiedades se dispararon, lo que significó que muchos lugareños ya no podían pagar las necesidades básicas; hubo un aumento en el número de enfermedades de transmisión sexual y embarazos de adolescentes en la ciudad a medida que despegó la prostitución y discotecas; un mayor número de accidentes en la carretera estrecha que conduce a la Carretera Panamericana y una destrucción ambiental generalizada, incluida la contaminación por mercurio, que algunos políticos locales intentaron atribuir a Continental aunque nunca había usado mercurio.

Cuando ocurrió la intervención de la fuerza pública en abril 2016, no tuvo nada que ver con la violación de los derechos económicos de Continental consagrados en un contrato de concesión con el estado y probablemente no hubiera sucedido en absoluto dada la actitud despreocupada del gobernador de Antioquia en ese momento, de no ser por la astuta contratación de Mateo Restrepo. Restrepo, con todos sus antecedentes aconsejando el político más reconocido de Antioquia, logró acorralar y coordinar a las distintas autoridades estatales y gubernamentales para la acción, que logró en parte cerrar y desalojar a la mayoría de los mineros ilegales.

Sin embargo, el trabajo quedó incompleto, lo que significó que algunos de los invasores ilegales permanecieron y la empresa se vio obligada a formalizarlos bajo un curioso cambio de narrativa donde los delincuentes fueron refundidos como pequeños mineros o mineros tradicionales, a pesar de ser recién llegados, a través de un proceso estatal mediante el cual el criminal se legaliza, donde hurto ya no es hurto si se completan algunos formularios. Problema resuelto, al menos para el gobierno.

El año anterior, en el 2015, Continental destituyo a su vicepresidente y representante legal, esencialmente por actuar en forma desleal contra de los intereses de la empresa. Se creía que era una figura clave en la invasión de los mineros ilegales, muchos de los cuales venían de Segovia donde anteriormente trabajó para liquidar la empresa Frontino Gold Mines. Luego, apenas un mes antes de la intervención en Buriticá, fue detenido en el pueblo por la policía nacional bajo sospecha de ser uno de los organizadores de la minería criminal en Antioquia, con alias propio y todo, según las palabras el expresidente Juan Manuel Santos.

Luego de su despido y previo a su detención, este individuo intentó desacreditar a la empresa acusándola de corrupción y tratando de comprar su licencia ambiental sobornando a funcionarios de la corporación autónomo Corantioquia. Si bien no se presentó evidencia para sustentar esta afirmación, la prensa local publicó la historia de todos modos, lo que arrojó a la empresa a un huracán político, particularmente dado que el gobernador de Antioquia en ese momento era Sergio Fajardo, quien había tomado una postura en contra de las empresas mineras privadas y que esencialmente hizo todo lo posible para impedir su avance, como negarse a firmar contratos de concesión y no responder a la crisis social de Buriticá por ejemplo.

El lema de Fajardo era "Antioquia, el más educado", que para la minería parecía significar la aceptación implícita de que los mineros ilegales robaban recursos estatales mientras causaban destrucción ambiental y estragos sociales fuera de la vista en un remanso del departamento. Los mineros ilegales eran antioqueños y votantes después de todo.

En esta contexto, se cuesta entender su fracaso en apoyar un proyecto que utiliza la mejor tecnología minera y ambiental disponible, sistemas avanzados de gestión del agua, que ahora proporciona 1.243 empleos directos, 1.075 empleos indirectos y ha contribuido con decenas de millones de dólares a programas sociales emprendidos a través de alianzas estrategias con Conservation International y SENA entre otras organizaciones, y que brindarán una fuerte fuente de financiamiento para su departamento durante décadas.

Junto con el Sena, Continental desarrolló una escuela de minería subterránea que ha graduado a las primeras mujeres como mineras subterráneas de Colombia. Continental comenzó a publicar informes anuales de sostenibilidad en 2017 y ha llevado a cabo varios proyectos de restauración y protección ambiental, invertidos en la capacidad de producción agrícola local a través del programa Future Harvest, además de mejorar en gran medida la prestación de servicios de salud y educación en la ciudad. En otro mundo eso será un sueño para un gobernante.

El escándalo político en torno a las falsas denuncias de corrupción retrasó la concesión de permisos ambientales a Buriticá por al menos un año. Con una falta de claridad sobre el progreso del proceso de CorAntioquia y un aumento en el tamaño potencial del proyecto que estaba cruzando el umbral de permisos, la empresa cambió para permitir Buriticá con la autoridad nacional de licencias de ANLA ya que el proyecto se convirtió en un proyecto PINES de interés nivel nacional. El proyecto finalmente recibió su permiso ambiental en noviembre de 2016.

Justo cuando Continental pensaba que la mayoría de sus desafíos estaban detrás, su hora más oscura aún estaba por llegar. Septiembre de 2018 fue testigo del asesinato de tres geólogos locales por disidentes del ex grupo terrorista FARC en el proyecto de Berlín en Antioquia, pocas semanas después de que un ingeniero de minas fuera asesinado a tiros en Buriticá. El precio de las acciones de la compañía cayó a su mínimo en dos años y los asesinatos y las preocupaciones sobre la situación de seguridad en general fueron, en última instancia, uno de los principales factores por los que Newmont no adquirió Continental.

¿Y que espera de Buriticá hoy? Buriticá es un activo de oro única que respaldará el desarrollo de la región local durante muchos años si no generaciones. También es un testimonio de la voluntad humana para superar la adversidad; de la sangre, sudor y lágrimas literal de demasiada gente y la inversión a gran escala, realizada por empresas extranjeras, que genera beneficios que en gran parte permanecen en Colombia. Será una mina histórica en términos de producción, prácticas mineras avanzadas y seguras, aspectos de desarrollo social y un contribuyente financiero saludable a través de impuestos y regalías a nivel nacional, regional y local, ya que produce 253.000 onzas de oro y 466.000 onzas de plata al año.

Se necesitó terquedad y determinación para que Buriticá entrara en producción, superando el robo, la corrupción, la invasión, las bandas criminales y el asesinato, además de enfrentarse al gobierno local y nacional, a menudo apático, que abandonó la empresa solo para ocuparse solo de los problemas del estado de derecho. A medida que el dinero comienza a llegar a las arcas del gobierno de Buriticá, incluidos $3.000 millones, US$786 millones proyectados en regalías, uno se pregunta cuánto mejor podrían estar haciendo muchas comunidades rurales en Colombia si hubiera habido ¿Apoyo gubernamental adecuado para las docenas de otros exploradores que llegaron a Colombia hace una década? Pero mirando hacia el futuro, estableció un camino y un modelo de cómo hacer las cosas bien y hacer avanzar los proyectos de oro en Colombia.