.
ECONOMÍA

Así se mueven las ventas ambulantes en la capital

sábado, 6 de febrero de 2016
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Aunque el Distrito no tiene calculado cuánto dinero puede mover este segmento, un sondeo realizado por LR reflejó que sus ganancias van de los $20.000 a los $150.000 diarios. Sin embargo, hay casos en los que los datos oficiales  indican que un solo vendedor se puede hacer hasta $1 millón al día. También se ha dicho que puede haber 100.000 comerciantes más que no están registrados.

Antes de las seis de la mañana, Maryory ya tiene que tener listos 150 vasos de jugos de naranja, que vende entre $1.000 y $2.000. Sus clientes son los transeúntes que pasan cada día una cuadra abajo de la Carrera 15 con Calle 100, especialmente empleados  de las oficinas del sector, pero especialmente trabajadores del supermercado Olímpica que tiene al frente, ellos le ayudan a sostener su negocio. 

Estas ventas tienen lugar en medio del anuncio que se hizo hace dos semanas, cuando el Distrito empezó jornadas de “transformación del espacio público” con las que busca liberar los corredores peatonales y tener un “entorno más limpio, libre y seguro”. El secretario de Gobierno, Miguel Uribe, aseguró en ese momento que es fundamental trabajar de la mano con los vendedores informales. “Vamos a unir todos los esfuerzos institucionales para promover la formalización y dignificación del empleo”. 

Seis horas después de que Maryory inicia su jornada, pero en la esquina de la carrera 32 con calle 13, en el Centro Internacional, Carlos Hernández prepara su carro de dulces, gaseosas y cigarrillos de la misma manera en que lo ha hecho por los últimos 12 años. De esta forma obtiene una ganancia de entre $15.000 y $50.000 al día.  

Carlos se queda en la localidad de Teusaquillo hasta las ocho de la noche, una zona en la que hay 1.755 vendedores ambulantes y que está muy cerca de la localidad de Santa Fe, que es la que tiene más comerciantes registrados en el Ipes: 9.743.

El Secretario de Gobierno anunció que también se atacará “la apropiación del espacio público con fines ilícitos y combatiremos a las organizaciones criminales que buscan delinquir y extorsionar a los vendedores informales con cobros ilegales”. Y es que, según denunció  en su momento el exdirector del Ipes Luis Ernesto Cortés, en Chapinero, por ejemplo, se pueden cobrar hasta $25.000 diarios por trabajar. Aunque la mayoría de los vendedores sondeados por LR lo negaron, uno de ellos aseguró que es una realidad y que la tarifa puede variar dependiendo de la antigüedad que lleve el negocio.

Cuando Maryory, sobre la una de la tarde, ya ha dejado su puesto de trabajo para recoger a sus hijos del colegio, William Sarmiento instala el suyo. Desde hace ocho años trabaja en la esquina de la calle 83 con carrera 13. Con la venta de chicles, galletas y dulces puede reunir en promedio $80.000 al día, en un horario de trabajo que se alarga hasta las ocho de la noche. 

Una hora después, entre las nueve y diez, Maryory se dispone a descansar antes de iniciar la jornada al día siguiente. Por ahora, le pide al alcalde Enrique Peñalosa que amplíe los módulos que están organizados por el Gobierno, al igual que William que lo único que busca es que “nos dejen trabajar”.

Desde la Calle 100 hasta la Carrera 15 
Desde la estación de Transmilenio de la Calle 100 con Autopista Norte, los vendedores informales empiezan a aparecer. A partir de este punto y hasta la Carrera 15 se pueden contar cerca de 26 comerciantes cuyo ingreso puede variar entre $125.000 y $150.000 al día. Orley Rivera, que vende cerca de 60 arepas a $2.500 en una jornada, llega a las seis de la mañana y se va antes del medio día. Con lo que gana, sumado a lo que reúne trabajando en un puesto de mecánica en el 7 de Agosto, ayuda a sostener a sus cuatro hijos. El concejal del movimiento Progresistas Hollman Morris, quien lideró una audiencia pública en el Congreso de la República la semana pasada, aseguró que las sentencias de la Corte Constitucional determinan que primero tiene que haber un periodo de concertación y de diálogo y luego sí buscar una reubicación. Rivera invierte $25.000 al día en su producción, aunque no siempre tiene que comprar materia prima, mientras que Johny Guzmán, que vende jugos cerca a la carrera 15, gasta $75.000 para surtir su negocio.

En el Centro Internacional
Tibisay Pérez trabaja desde hace cinco años en el Centro Internacional, en el Parque Central Bavaria, en la carrera 13 con calle 29. Llegó a hacerlo porque, pese a que estudió Administración de empresas, no pudo ejercer. “A la hora de pedir trabajo exigen experiencia laboral que uno no tiene y, por el simple hecho de decir que era administradora de empresas, no me aceptaban ni en recepción porque decían que estaba sobrevalorada”.  En un día bueno, dice, puede hacer entre $200.000 y $250.000 vendiendo obleas, aunque invierte al día entre $70.000 y $100.000 para comprar mercancía. Al igual que ella, Gregorio Hernández trabaja de lunes a sábado como vendedor ambulante desde hace 15 años. Su carro está lleno de chicles, dulces y galletas en el que tiene que invertir a diario $10.000, pero también tiene que gastar $60.000 en un parqueadero para guardarlo. Nelson Jiménez, exdirector del Dadep, dijo que en el caso de la población vulnerable hay que darles una opción de formalización. 

La calle 81 entre la carrera 11 y 14
Entre la calle 81 y la 82, y desde la carrera 11 hasta la 14, trabaja desde hace siete años Hilder Gutiérrez vendiendo mango rayado, piña y guayaba picada. Desde las diez de la mañana, hasta las seis de la tarde puede llegar a vender $180.000, aunque cada tres días tiene que comprar la fruta que le cuesta entre $200.000 y $300.000. Viene de Barranquilla y migró a Bogotá con la idea de estudiar Contaduría, pero su novia quedó embarazada y terminó rebuscándose el ingreso. Nelson Jiménez, exdirector del Departamento Administrativo de la Defensoría Del Espacio Público (Dadep), explicó que la tarea que se debe adelantar es “identificar cuáles son los grupos de población vulnerables y tener los datos específicos de reubicaciones para estas personas”. Al igual que Hilder, pero en la calle 85 con carrera 14, Jhon Marín trabaja de lunes a sábado y se gana $180.000, pero a diario gastar la mitad del ingreso en surtido. Para él la solución es cobrar un impuesto de entre $20.000 y $30.000 por usar el espacio público.

Las opiniones

Hollman Morris
Concejal del Movimiento progresistas

“El primer punto es el diálogo y escuchar a los vendedores informales y a la economía popular, que tiene un conocimiento acumulado durante décadas”.

Nelson Giovanni Jiménez
Exdirector del Dadep

“Los operativos indiscriminados que se están llevando a cabo en la ciudad no tienen esa orden de apoyo constitucional”. 

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE ECONOMÍA

Laboral 22/04/2024 Asofondos dice que algunos colombianos estarán exentos de la comisión a las AFP

El gremio criticó la actual reforma pensional y dijo que de aprobarse como está planteada hará insostenible el sistema pensional

Energía 22/04/2024 Luego de más de ocho meses, Gobierno no define subsidio a combustible de taxistas

Los ministerios de Minas y Transporte no han definido lo que sucederá con la medida, que todavía se encuentra “en estudio”

Hacienda 20/04/2024 En últimas 24 horas, Chingaza registró incremento leve en su nivel; de 14,9% a 15,04%

El alcalde Carlos Fernando Galán entregó el reporte de los niveles; a pesar del pequeño incremento "la situación sigue siendo crítica"