El presidente Iván Duque presentará entre el 25 y 29 de septiembre las nuevas marcas que tomarán la administración de la empresa

Kevin Steven Bohórquez Guevara - kbohoquez@larepublica.com.co

El Gobierno Nacional está ultimando los detalles para presentar en los próximos días, entre el 25 y 29 de septiembre, las dos nuevas empresas que se harán cargo del mercado de energía de la Costa Caribe. Se trata de las nuevas marcas que utilizarán Empresas Públicas de Medellín (EPM) y el Consorcio de la Costa para atender a los más de 2,7 millones de usuarios que tiene Electricaribe, en los siete departamentos donde opera.

Fuentes cercanas al proceso le confirmaron a LR que EPM lanzará su nueva firma Afinia. El nombre, que lo escogió la junta directiva y algunos encargados de la organización, es el resultado tras un sondeo de por lo menos 25 opciones. Con esta nueva empresa no solo se prevé tomar la operación de Caribe Mar, sino, además, abrir la posibilidad para llegar a otras regiones a largo plazo.

A través de esta marca, la empresa quedará con 1,5 millones de usuarios de Cesar, Bolívar, Sucre y Córdoba. Su participación en el mercado será de 10,9% y tendrá un compromiso de inversión de por lo menos $5 billones en una década.

El Consorcio de la Costa, por su parte, también oficializará su compañía Aire, una marca que se enfocará en mejorar la prestación del servicio de La Guajira, el Atlántico y Magdalena, y la cual también apostará por impulsar las energías renovables, sobre todo, por el alto potencial que hay en fuentes eólica y solares en ese territorio.

Si bien por ahora no se tiene una fecha confirmada por la agenda presidencial y de Gobierno, fuentes del sector añadieron que los dos eventos se harán, uno en Barranquilla y otro en Cartagena. Allí estarán los nuevos inversionistas, el presidente Iván Duque, el ministro de Minas y Energía, Diego Mesa, la superintendente de Servicios Públicos, Natasha Avendaño García, y otros funcionarios del Ejecutivo.

Con el acto protocolario, y la entrega de llaves de la operación, los dos nuevos jugadores entrarán formalmente el 1 de octubre para iniciar con la ejecución de sus obligaciones, así como en la estructuración final de su plan de inversiones.

Por ahora se desconoce cuál será el cronograma para ejecutar todas las obligaciones. Sin embargo, es de recordar que, tras la adjudicación del contrato, el pasado 20 de marzo, la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios confirmó que serían mínimo $8,7 billones necesarios para los dos segmentos de la empresa.

De este total, el Consorcio de la Costa, por ejemplo, invertirá $3,7 billones en 10 años. Según confirmó la gerente de Enerpereira, Yulieth Porras, en su momento, una parte del dinero saldrá de la caja propia, así como otros recursos de fondos extranjeros y de otros compromisos con la banca local.

“El mercado de la región Caribe, que es un mercado importante para el país, logra una solución estructural y a largo plazo. Confiamos en que los jugadores que entren logren dar soluciones estructurales”, dijo José Camilo Manzur, presidente de Asocodis.

La llegada de los dos operadores se da luego de casi un semestre de empalme y unas últimas semanas de trabajo intenso para ajustar los indicadores de pérdidas y recaudo, los cuales, de fondo, se agravaron a raíz de la pandemia.

Lo anterior, debido a que, según confirmó la agente interventora, Ángela Patricia Rojas, la coyuntura de la emergencia sanitaria y el covid-19 aumentaron el déficit en el presupuesto de la compañía, el cual se ha ido solventando con el apoyo de la Superintendencia de Servicios Públicos, a través del Fondo Empresarial que administra la entidad.

Fueron dos intentos fallidos para encontrar nuevos inversionistas

La toma de operaciones de los dos inversionistas les pone fin a los varios intentos fallidos para darle una solución definitiva a la empresa. Esto luego de que en 2017 y 2018 el Gobierno no pudo vender la empresa y argumentó que no hubo garantías en la precalificación de los oferentes y regulaciones de mercado que no lo permitían, factores que, entre otras cosas, frenaron la negociación y el proceso.