viernes, 25 de octubre de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Scott Hingley

El llamado “Bring your own device”, (Byod) o “traiga su propio dispositivo móvil” es la nueva tendencia que está creciendo en las grandes compañías del mundo, esta modalidad consiste en que la empresa permite que los empleados lleven sus propios smartphones al ámbito del trabajo, que tiene como fin fusionar la vida privada con la vida del trabajo para poder facilitar ambos aspectos del día cotidiano en las personas que trabajan en las diferentes firmas.

Esto implica combinar contenidos corporativos y privados en un mismo aparato, que de hecho se ha puesto muy de moda. Incluso hay estudios que predicen que para 2017, la mitad de las empresas del mundo implementará programas Byod y ya no proporcionará a sus empleados dispositivos informáticos, sino que estos tendrán la oportunidad de escoger con qué sistema operativo se sentirán mejor y más cómodos trabajando.

El Byod impone a las corporaciones la necesidad de asegurar, gestionar y controlar su información confidencial o la de sus clientes en estos dispositivos.

¿Cómo hacerlo?
Una solución para este nuevo escenario es una tecnología que permite utilizar un único smartphone conciliando trabajo y vida personal en un mismo dispositivo sin poner en peligro la seguridad de los contenidos corporativos ni la privacidad de los contenidos personales. Gran reto que enfrentan la compañía en estos momentos.

Así, el empleado puede vivir la experiencia completa no solo en lo laboral, sino también en el ámbito personal donde puede acceder a Facebook, LinkedIn, bajar juegos o videos, tomar y editar fotografías. Sin que esto interfiera con el trabajo en particular.

Por su parte, los administradores de informática en la organización, pueden establecer políticas a través del servidor para asegurar que cada empleado tenga un acceso seguro a la información corporativa en tanto evita que alguien pueda hacer una copia de la información, enviarla o utilizarla a través de aplicaciones personales como las cuentas de Facebook o Twitter, o correo personal.

Cuando un empleado deja la organización, el administrador puede borrar remotamente del dispositivo la información de la empresa sin tocar la personal. Y si un dispositivo se pierde o es robado, el administrador puede borrar todos los contenidos resguardando tanto la información sensible de la empresa como la del usuario. Esto es un punto clave en la puesta en escena de esta tendencia en consumo de información en las empresas.

Otra tendencia es el empleo de mensajería instantánea y de herramientas de colaboración en los dispositivos. Hay en el mercado aplicaciones que brindan las mismas funciones que el Messenger pero integradas al servidor de mensajería instantánea corporativo como Microsoft Lync y Lotus Sametime. Por otro lado, a través de Harmon.ie permite tener acceso de forma segura a Microsoft Sharepoint para compartir documentos que están en el entorno de la empresa.

Para los que quieran sacar aún más provecho a su Smartphone, hay numerosas aplicaciones empresariales como Cisco Webex para hacer presentaciones remotas, y varias aplicaciones para movilizar SAP, entre otras.

Byod, una práctica que ya es política empresarial
La tendencia de traer su propio dispositivo al trabajo, genera en los colaboradores de las compañías la oportunidad de sentir mayor comodidad a la hora de escoger sus marcas favoritas en materia tecnológica. Esto hace referencia a la posibilidad de escoger con cuáles marcas se sienten más identificados y personalizar el trabajo, por lo que experimentan la sensación de libertad y comodidad en el día a día.