.
CONSUMO Smartphones están presentes en 70% de hogares
lunes, 12 de septiembre de 2016
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

María Carolina Ramírez Bonilla - mcramirez@larepublica.com.co

La primera conclusión a la que llega el equipo de investigación de BrandStrat es que los teléfonos inteligentes logran masificarse en la población colombiana, llegando a estar presente en 70% de los hogares. 

“Esta tendencia puede afectar de manera importante el consumo de otros dispositivos y servicios tecnológicos, por ejemplo: vemos que las tabletas muestra una tendencia de estancamiento creciendo solo 3% con relación al año anterior, cuando normalmente su crecimiento alcanzaba 10% años tras año”, explicó el informe. 

Al igual que los smartphone, el uso en el hogar de internet banda ancha se generaliza presentando un crecimiento de más de 15 puntos porcentuales pasando de 46% a 62% en el ultimo año. Diferencia que se hace mucho más amplia si se compara con los resultados de 2012 cuando solo 36% de los encuestados decían tener internet de banda ancha.

Uno de los aspectos que llama la atención es que los portátiles y Desktop logran una presencia en el hogar de tan solo 57% en este caso el rey con 79% es la televisión plana porcentaje que también ha vendido creciendo al pasar de 53% en 2012 a casi 80% para el primer trimestre de esta año.

En cuanto a conocimiento se puede decir que los consumidores identifican plenamente qué es un consola de juego, el internet móvil, smart TV, tabletas, Blu-ray y demás, en ese aspecto lo más desconocido son las series y películas que se pueden ver a través de internet. 

Qué se quiere comprar

Al preguntar por la intención de compra en los próximos seis meses de los dispositivos analizados, el grupo de BrandStrat encontró que el mayor ascenso en intención de compra es el de teléfonos inteligentes al pasar de 10% en 2014 a 22% en la medición más reciente. 

Ocurre algo similar con los televisores inteligentes los cuales a pesar de su bajo conocimiento se puede decir que la gente sí está pensando en comprar alguno aunque con una baja representación.

“Al parecer los televisores inteligentes no han logrado seducir a los consumidores lo suficiente como para motivarlos a cambiar frente al televisor pantalla plana, lo mismo sucede con el Blu-ray. Ambos crecen en conocimiento pero no en presencia en el hogar ni en intención de compra futura”, dice el informe presentado.

Una de las grandes conclusiones de cara al futuro es que “tanto los dispositivos como servicios asociados a tecnología presentan un reto importante para poder crecer, dado que los nuevos precios y la poca innovación que se ha dado en los últimos tres años afectan la percepción de relación costo beneficio que se puede obtener en el cambio. Revisar las propuestas de valor se vuelve un imperativo para 2016”, dicen.

ANÁLISIS

¿Cómo aprovechar los signos, símbolos y códigos en la comunicación?
En un mundo saturado de estímulos que afectan todos los sentidos y donde los cambios culturales toman menos tiempo, la simplicidad se vuelve un aliado a la hora de ejecutar nuestra estrategia de comunicación; el objetivo, la presencia de marca en la mente del consumidor con el menor esfuerzo cognitivo y ¿cómo se logra?, pues es aquí donde la semiótica se convierte en un recurso conveniente a la hora de aterrizar la estrategia.

Nuestra comunicación está compuesta por una serie de signos, símbolos y códigos que le permiten al cerebro identificar mensajes claros aprendidos a través de experiencias y de la cultura, “la manera inconsciente de construir sentido y significado”. Es así como podemos saber que el semáforo en color rojo significa detenerse sin generar ningún acto consiente, pero ¿cómo imprimir en mi marca un diferencial a través de la semiótica?

El primer paso es construir un marco de referencia, para identificar espacios de comunicación y posicionamiento relevantes en la categoría, descuidados o no aprovechados por la competencia; esto se hace analizando la comunicación de los competidores y de categorías en las que se comparten lugares de posicionamiento (si hablo de un lubricante podría revisar categorías que se relacionen con protección o ingredientes que brinden bienestar físico, trasladándolos de un individuo a un vehículo)

El segundo paso consiste en identificar los códigos de comunicación emergentes, dominantes y residuales.

Códigos emergentes: es una nueva forma de comunicación, son patrones nuevos que se ven en el mercado. Producen en el consumidor el efecto: ¡Wow! ¡Cómo se les ocurrió esto!

Códigos dominantes: se encuentran acordes a lo que existe en el mercado, es común para el consumidor, pues está presente constantemente. Esto es lo que hubiera esperado

Códigos residuales: no son armónicos, es decir, no se encuentra con la tendencia actual del mercado. ¿Por qué están haciendo esto todavía?

Ahora, revise su comunicación e identifique sobre qué tipo de códigos está construida, aléjese de los códigos residuales, mantenga códigos dominantes que le permitan una clara identificación con la categoría.

Lina Bermúdez
Directora SR. del grupo de análisis