.
CONSUMO No se deje guiar solo por el precio, el corcho o la botella cuando quiera comprar un buen vino
viernes, 28 de junio de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Vanessa Pérez Díaz - vperez@larepublica.com.co

La semana pasada se realizó en Corferias uno de los eventos más importantes en el negocio vinícola: la feria Expovinos del Grupo Éxito.

Durante cuatro días se descorcharon más de 15.000 botellas, se vendieron 16.000 copas de vino y se sirvieron otras 90.240 como degustación. En síntesis, se movilizaron más de 120.000 botellas de esta bebida alcohólica, cuyo consumo per cápita anual en Colombia se acerca al litro.

Aunque cifras como éstas demuestran que la cultura del vino en el territorio nacional viene creciendo, aún son muchos los consumidores que resultan indecisos frente a las góndolas de los supermercados o tiendas especializadas, pues desconocen cuál vino es el mejor para las diferentes ocasiones de consumo que ofrece el día a día.

LR le pidió a cinco casas de vino e importadores de licores que ofrecieran una serie de consejos que se deben tomar en cuenta, en aras de simplificarle el trabajo al consumidor cuando llega a los puntos de venta. A continuación, lo que nos dijeron.

No importa si es de corcho o tapa rosca
Para David Durán, docente del programa Sommelier con énfasis comercial de Gato Dumas Colegio de Gastronomía, lo primero que debe tener en cuenta el comprador de vino es no juzgar esta bebida por si tiene corcho o tapa de rosca. “La rosca es netamente un tema de tecnología en las plantas. No tiene que ver con calidad”, dijo. Lo segundo a considerar, es no encasillarse en el consumo del mismo tipo de uva: hay más de 2.000 variedades. También indicó que el alto precio tampoco es referencia de calidad. “Hay vinos de precios bajos que son muy buenos si la ocasión es para charlar con amigos”, señaló Durán. Por último, sugirió que hay que buscar qué especialidad es la de cada país de la cosecha: de Argentina es el Malbec, de Chile el Carmeneré, de Australia el Shiraz, de España el Tempranillo, de Estados Unidos el Zifandel, y de Nueva Zelanda el Sauvignon Blanc.

Arriésguese a probar cosas nuevas
Natalia Montoya, somelier de John Restrepo y Cía, indicó que la primera recomendación es que el consumidor se arriesgue a probar. “Hay que perderle el miedo a vivir experiencias. Si siempre probamos el mismo vino, vamos a creer que es el único buen vino que existe”, expresó. En sintonía con este consejo, Montoya aseguró que lo ideal es probar cosechas que no vengan necesariamente de Chile. “El vino es algo muy personal, pruebe muchos para identificar si le gusta dulce, seco o frutal, por ejemplo”, señaló. La experta agregó que otra recomendación es definir qué presupuesto se tiene para que la elección del vino sea más simple. Así mismo, aconsejó comprar en sitios especializados, leer las características que aparecen en la botella del vino y definir cuál será el consumo: si es una cena romántica, por ejemplo, escoger un rosado.

Hay tres tipos de botellas comunes
Las personas se fijan mucho en el tipo de botella del vino, pero Francisco Lozano, enólogo de la casa Santa Rita, comercializada por Diageo, explicó que hay de varios tipos y que lo que hay que considerar es que todas sean verde. “El color de la botella influye en el vino que alberga y el más usado es el verde porque repele algunas radiaciones de luz”, dijo. Lozano habló de tres tipos de botella: la Bordelesa, que es alta y cilíndrica de hombros marcados y cuello alargado, usada para los vinos tintos y algunos blancos; la Borgoñesa, con cuerpo cilíndrico de mayor anchura y hombros caídos y se suele fabricar en color marrón o verde oliva; y la Champañera, con espesor de paredes de mayor anchura, para soportar mejor las elevadas presiones de los vinos carbónicos. Por último, recomendó un 120 Chardonnay como aperitivo para un almuerzo de fin de semana.

Elija un punto de venta especializado
Nydia Ramírez, sommelier de la casa de vinos Vittis y profesional de The Wine School, una de las primeras sugerencias que se debe tener en cuenta es comprar en sitios especializados donde conozcan de vino. “Es importante el sitio donde lo compra, ya que todo el proceso de elaboración para obtener un excelente resultado se puede perder con un mal manejo de almacenamiento, puesto que los vinos son materias vivas en constante evolución”, comentó. Para Ramírez es preferible que las personas que no conocen mucho de vino empiecen por comprar vinos jóvenes de una sola variedad y determinar con cual cepa se identifica más. Al igual que sus colegas, recomendó que siempre se debe leer la etiqueta de la botella, pues gracias a ella se tiene referencia del origen, edad, variedad, graduación alcohólica o cantidad de azúcar residual, entre otros.

Hay que buscar el maridaje perfecto
Alejandro Pinilla, experto en vinos en la firma Dicermex, concentra los consejos en el maridaje o acompañamiento del vino con las comidas. Explicó que hay dos factores que se deben tener en cuenta para encontrar el maridaje perfecto: por contraste (cuando la textura entre el vino y el alimento son distintas) o por semejanza de aromas, sabores, textura e intensidad. Igualmente, precisó para qué son algunos vinos: el Sauvignon Blanc es ideal como aperitivo y se combina con mariscos yodados (solos o con salsas verdes), el Chardonnay es para carnes blancas como pavo, pollo y pescados grasos (salmón y mero), el Merlot puede acompañar masas y pastas con salsas suaves y carnes rojas magras, el Carmenére para guisados y estofados, y el Cabernet Sauvignon, para carnes rojas de vacuno y carnes de caza de sabor intenso, cecinas e interiores.

Las opiniones

José Peñín
Catador español

“Expovinos es el deseo de los consumidores jóvenes colombianos por descubrir nuevas culturas, disfrutar y aprender más sobre la experiencia de tomar vino”.

Cecilia López
Enóloga de Navarro Correas

“Antes, el servicio de los vinos era muy estructurado, un aperitivo se acompañaba de un espumoso o blanco, luego se pasaba al tinto y se finalizaba con un rosado para el postre”.