.
CONSUMO Los colombianos están entre los que menos beben alcohol en América Latina
lunes, 27 de julio de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Carlos Gustavo Rodríguez Salcedo

La Organización califica estos episodios como nocivos cuando se consumen cuatro o cinco bebidas alcohólicas, al menos en una ocasión en los últimos 30 días. En la región, uno de cada cinco bebedores practica episodios de consumo de alcohol excesivo, superando el promedio global. Mientras que a nivel mundial la cifra se ubica en 16%, en América llega a 22%.

Según Maristela Monteiro, asesora principal en abuso de sustancias y alcohol de la OMS, este aumento se puede deber a “la alta disponibilidad del alcohol en los países de nuestra región”. La experta también culpabiliza al bajo precio del líquido y a la gran promoción y publicidad que tiene.

Jaime Arias, médico y presidente de Acemi, aseguró que el alcohol es un factor de riesgo para enfermedades crónicas. Bajo su punto de vista, una de las causas del incremento de su consumo es la mayor capacidad de pago de la gente, que se ha dado con el crecimiento de la clase media.

La preocupación de la Organización también radica en que, según el informe, en cinco años (entre 2005 y 2010) aumentó el número de hombres bebedores que tienen consumos episódicos fuertes. El porcentaje pasó de 18% a casi 30%, mientras que en las mujeres aumentó de 4,6% a 13%.

Históricamente, la región no ha salido bien parada en estos informes. Las personas consumen, en promedio, 8,4 litros de alcohol por año, 2,2 litros más que el promedio mundial. En las Américas, más de 81% de las personas mayores de 15 años han consumido alcohol alguna vez en su vida, lo que le da el título de tener la mayor cantidad de personas que lo han ingerido. 

Anselm Hennis, director del departamento de enfermedades no transmisibles y salud mental de la OMS, aseguró que “la región tiene una larga tradición de producción y consumo de alcohol, por la cual ha pagado un alto costo en salud, recursos financieros y productividad”. 

Leonardo Palacios, profesor de Medicina de la Univesidad del Rosario, añadió que en la salud a largo plazo puede producir daños irreversibles en las células cerebrales y de los nervios periféricos. Además, puede ocasionar aumento de la tensión arterial y daños al corazón.

El informe destaca que el uso nocivo del alcohol fue el culpable de la muerte de cerca de 300.000 personas, en 2012. De estas, dice la OMS, más de 80.000 no habrían fallecido si la bebida no hubiera estado de por medio. 

Con este panorama, la Organización pidió que los países establezcan medidas para contrarrestrar el crecimiento. Entre lo que podrían hacer los gobiernos de la región, explica el informe, está el aumentar los impuestos al alcohol, restringir los horarios y locales de venta, regular la comercialización e imponer una edad mínima para su compra y venta. Otro de las acciones que se pueden tomar es establecer restricciones para conducir en estado de ebriedad. 

Entre los países que lo hacen se destaca Colombia, junto Ecuador, Brasil, Chile y Uruguay, que han fijado un límite legal de menos de 0,04 g/dl para la concentración de alcohol en la sangre.

Costos económicos por el alcohol
Según las estimaciones de la OMS el alcohol es el principal factor de riesgo, muerte y discapacidad para las personas entre 15 y 49 años. La entidad resalta que esta es la franja en la que se suele ser más productivo económicamente. “En un estudio realizado en Estados Unidos, en 2006, se estimó que el consumo nocivo de alcohol le costó al país cerca de US$224.000 millones. De este número, 72% se atribuyó a la pérdida de productividad en el trabajo. La OMS también advierte que habría que calcular los costos que genera las detenciones y pérdidas de puesto de trabajo.

Las opiniones

Leonardo Palacios
P
rofesor de medicina Universidad del Rosario
“El alcohol etílico puede ocasionar daños enmuchos órganos del cuerpo, especialmente si se abusa se su consumo”.

Jaime Arias
Médico
 presidente de Acemi
“En el alcohol todavía no hay recomendaciones que haya que eliminarlo 100% como el cigarrillo, pero sí hay que buscar un consumo mínimo.”