lunes, 20 de enero de 2020

El consumidor será quien defina el rumbo del mercado, influyendo en la necesidad de compra y el lanzamiento de nuevos productos

Juliana Gómez

Actualmente, los consumidores colombianos han pasado de ser espectadores para convertirse en constructores de marcas, valorando todas aquellas experiencias que les genera satisfacción instantánea definiendo así su patrón de consumo. Se podría decir que el comportamiento de compra de los colombianos está cambiando, y que al comercio le ha costado trabajo adaptarse, sin embargo algunas compañías que operan en el país han sabido aprovechar esta situación de contravía para posicionarse con precios bajos y con un reconocimiento sólido de la marca como punto a su favor.

¿Qué determinará la decisión de compra de los colombianos este año? Todo depende. Por ejemplo, la generación a la que pertenezcamos: los adultos buscan tradición y confianza; los jóvenes, servicio e innovación; y los más pequeños, moda y estilo.

Es por ello que para 2020 el consumidor será quien defina el rumbo del mercado, influyendo en la necesidad de compra y el lanzamiento de nuevos productos y servicios o experiencias personalizadas; que van desde las ofertas hasta las comunicaciones que se transforman en estrategias y plataformas digitales que permiten tener un alcance óptimo.

Es así, como los nuevos consumidores no quieren adquirir artículos producidos en masa, por el contrario prefieren exclusividad con productos únicos amigables con el medio ambiente, un excelente servicio al cliente y soporte postventa, estos son valores agregados que generan consumismo.

En términos generales, queremos sentirnos bienvenidos cuando entramos a una tienda y tener la seguridad que no nos están cobrando de más. Pero sobre todo, queremos saber que en caso que lo necesitemos, tendremos a nuestra disposición una compañía dispuesta a atendernos como si fuéramos los únicos clientes, y que de nuestra compra y reclamo, dependiera la continuidad de su marca.

En la creatividad está la clave del éxito para las marcas. Actualmente, existen muchos nichos en el mercadeo que están inexplorados, dispuestos a gastar, pero sin identificarse todavía con nada en especial. Ahí hay oportunidades muy interesantes que valen la pena mirar. Además, la “descuentitis” aguda en la que andamos últimamente puede estar matando la confianza del comprador.

Por último, a los compradores colombianos les recomiendo que aprendan a comprar en la medida de las necesidades, gustos e ingresos. De acuerdo con la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), cerca de 40% del ingreso de una familia promedio se destina a pagar deudas. Así que a la hora de comprar, es importante comparar los distintos precios y cualidades de un producto, así como también la necesidad que tenemos de adquirirlo.