miércoles, 5 de diciembre de 2012
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Danilo Cárdenas

Ya viene la temporada de fin de año y con ella las vacaciones, un momento en el que nos gusta exhibir una piel, un cuerpo y un rostro bien tonificados.

La tecnología y la medicina han desarrollado muchos procedimientos rápidos (Flash) que sin lugar a dudas pueden lograr en un corto tiempo excelentes resultados.

Aquí algunos de ellos:
La Radiofrecuencia Es uno de los tratamientos estéticos más demandados y accesibles. Con él se podrá reducir visiblemente esas pequeñas arruguitas que salen con el paso del tiempo, eliminar la antiestética celulitis, acabar con la flacidez, y mucho más. Es ideal como tratamiento indoloro y no invasivo, porque ofrecerá resultados rápidos y efectivos reafirmando la piel en muy poco tiempo. Con este tratamiento se oxigena y nutre la piel, mejorando su aspecto.

La radiofrecuencia genera un campo eléctrico que cambia de positivo a negativo, lo que causa un movimiento rotacional de las moléculas que genera calor, por lo tanto, produce un calentamiento profundo que afecta a la piel y tejido graso subcutáneo. Un calentamiento que podríamos decir va de dentro hacia fuera. Este aumento de la temperatura incide en los fibroblastos (células encargadas de fabricar el colágeno) que, estimulados por este calor, generan nuevo colágeno remodelando los tejidos y la elasticidad de la piel.

La Microdermoabración Es un tipo de exfoliación especialmente realizada con cristales de aluminio, que prometen llegar hasta las capas más ocultas y profundas de la piel. Puede ser conocido también como un tipo de peeling químico, dividido en sesiones, en las cuales pueden ser utilizados determinados ácidos con el fin de favorecer nuestra piel.

Este tipo de técnica suele ser aconsejada a personas que padecen fotoenvejecimiento, algún tipo de arrugas finas, pliegues en el rostro, o cualquier forma de hiperpigmentación. Es además un tratamiento recomendado para secuelas de acné, queratosis seborreica, o marcas.

La Toxina Botulínica Es un producto de uso médico que sirve para atenuar las arrugas que surgen como consecuencia de la contracción repetida de diferentes grupos musculares. La toxina genera que los músculos responsables de las arrugas de la frente, patas de gallos y entrecejo disminuyan su actividad en estas zonas puntuales dando como resultado un borramiento de la arruga.

Su efecto es temporal ya que luego de un tiempo esa zona del músculo vuelve a tener su funcionamiento habitual. Se usa a partir de los 18 años para el tratamiento de arrugas faciales y sudoración excesiva en axila, manos y pies.

Ácido Hialourónico Es una sustancia cristalina y transparente presente sobre todo en la piel, rellenando (junto con otras sustancias) el espacio entre las diversas fibras, utilizada por medio de infiltraciones para rellenar las arrugas y se encuentra en gran cantidad en todos los organismos jóvenes y se va destruyendo con el tiempo. A los 50 años, por ejemplo, solo nos queda un 50% de nuestro Ácido Hialourónico.

Es una sesión que dura 30 minutos. El gel se inyecta en la piel con la ayuda de una jeringuilla muy fina. Rellena los tejidos bajo la arruga y devuelve a la piel su aspecto liso y natural. A veces, se procede con anestesia local.

¿Cuáles son los usos del ácido hialourónico?
El Ácido Hialourónico puede aplicarse en las siguientes zonas: los surcos nasogenianos, los pliegues peribucales y las comisuras labiales (alrededor de la boca), en la línea de contorno de labios, se rellenan pómulos, alrededor de los ojos, se hacen puntas nasales y, por último, se puede mejorar en la barbilla aumentar el mentón. Los métodos de inyección son los mismos que para el colágeno.