martes, 18 de diciembre de 2012
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Al ritmo de pasodobles y flamencos, las plazas de toros más importantes del país darán apertura a sus temporadas para finales de este año e inicios del 2013.

Sin embargo, las tardes de encierro iniciarán entre los debates que se realizan en las diferentes ciudades sobre si las plazas deben ser escenarios exclusivos para los eventos taurinos o para cualquier tipo de actividades.

En la capital del país, a pesar de que la Corporación Taurina de Bogotá le dejó al Distrito más de $1.300 millones en la pasada temporada taurina y un consolidado de casi $12.000 millones por las trece temporadas  realizadas, el alcalde Gustavo Petro canceló el contrato que  le permitía a la Corporación el uso de la Plaza de Toros la Santamaría para llevar a cabo esta tradicional feria  taurina y ahora el escenario esta siendo utilizado para actividades organizadas por el Distrito.
 
Sin embargo, a finales de noviembre la Corte Constitucional determinó que los alcaldes y los concejos municipales no tienen facultades para suspender o prohibir las corridas de toros en aquellos municipios donde exista tradición histórica y cultural y estos espectáculos se realicen de manera periódica, permanente o habitual.
 
Así, en donde existe la cultura taurina, quienes organicen estos eventos no necesitan una autorización municipal diferente a la de cualquier otro evento público. Solo se requiere una comunicación previa y el cumplimiento de los requisitos de salubridad y seguridad de los animales, lo que significa que no podrán argumentarse razones “filosóficas” o humanitarias para prohibir la fiesta brava.
 
En Cali, La liquidación del contrato entre la Sociedad Anónima Plaza de Toros de Cali y la Fundación, permite a la primera de estas entidades recuperar el control del coso de Cañaveralejo y la fiesta taurina, y convierte al espacio  en un escenario multiusos para todo tipo de espectáculos. Se desarrollará un proyecto de $15.000 millones para su remodelación para  adecuar el lugar y así realizar cualquier tipo de espectáculo. 
 
Aportes en Manizales
Juan Carlos Gómez, gerente de la Corporación Plaza de Toros de Manizales (Cormanizales), afirmó que para  esta temporada taurina se espera la asistencia de alrededor unas 10.000 personas,  además de la realización del  aporte  anual al Hospital Universitario Infantil de Manizales que este año sería de unos $400 a $500 millones. Gómez agregó que la fiesta taurina manizalita le deja al municipio unos $800 millones en impuestos cada año y promueve el dinamismo de la ciudad. Como novedad de la feria taurina, Cormanizales trae al torero  Javier Castaño y a Eduardo Gallo.