.
ARCHIVO La realeza equina española que se tomó el mercado local
martes, 11 de febrero de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Gabriel Forero Oliveros - gforero@larepublica.com.co

Los caballos españoles son ejemplares que han venido tomando fuerza dentro del mercado colombiano debido, principalmente, a su fácil adiestramiento, a su nobleza y a que su morfología se acerca a los cánones de la perfección.

Tras unos años de iniciado el nuevo milenio, a los criadores de equinos nacionales les empezó a sonar la idea de tener un caballo de esta estirpe que, en un principio, se conoció como caballo andaluz, haciendo referencia a la comunidad autónoma española de Andalucía, y que luego pasó a popularizarse bajo la denominación de Pura Raza Española (PRE).

Estos animales hacen parte de uno de los abolengos más antiguos del mundo, junto a los de descendencia árabe e inglesa, debido a que eran utilizados por la realeza para cabalgar o tirar de las carrozas.

Es por cuenta de ese linaje real que las características más resaltadas por los ganaderos colombianos hoy en día (no se les llama criadores) son su nobleza, su doma y la técnica con la que se mueven.

“Mi pasión siempre han sido los caballos y ello me llevó a tener un criadero de puros criollos colombianos; sin embargo, después de una visita de negocios a Madrid me enamoré de los equinos españoles, me di cuenta de que no era un sueño tener un PRE en mi pesebrera, sino que traer uno de mis ídolos al país era una posibilidad real”, cuenta Jairo Márquez, propietario de la Yeguada Hierro del Cielo en Antioquia.

De repente, estos equinos que se pensaban intocables por su imposibilidad de traerlos a Colombia, se convirtieron en una realidad, debido a que el país desarrolló la logística comercial y las herramientas necesarias para importar uno de los ejemplares.

“Yo invertí en España una cifra mayor a los US$9.000 y aquí necesité de $2,5 millones para tener a un PRE en mi yeguada; desde entonces supe que era una inversión a largo plazo porque otra bondad de estos ejemplares es su amplio potencial en el mercado”, resalta Jairo Márquez.

A lo que se refiere este enamorado de los equinos, es que una de las grandes diferencias de los PRE frente a los criollos colombianos, es que tienen ventajas para montarse y disfrutarse, esto debido a que los criollos necesitan de un cuidado especial al momento del montaje por la especialidad de sus andares.

Por tal motivo, el trabajo con las rodillas y los talones, así como las órdenes son suficientes para comunicarse, no es necesario el uso de fuete.

Además, estos caballos resultan especialmente únicos en cuatro usos: el concurso (donde se califica la morfología), doma vaquera, enganches (para transportar carrozas) porte (en referencia a la doma clásica de las Olimpiadas).

Ganaderos quieren exportar
Después de varios años de importación de caballos desde España, no son pocos los ganaderos que ya han tenido crías de los PRE en el país. De hecho, pensando en rentabilizar más su primera inversión, se contempla la posibilidad de exportar esta raza a otros países del continente. Johnny Londoño, propietario de la Yeguada Aguaymanto y expresidente de la Asociación Nacional de Criadores de Caballos de PRE, recomienda “aprovechar los cerca de 500 ejemplares que tiene Colombia para crear un excelente negocio forjado por quienes nos atrevimos a traerlos”.

La opinión

Jairo Márquez
Propietario Yeguada Hierro del cielo

“decidí vender todo mi criadero de criollos para importar y formar mi yeguada de pre. Ahora tengo más de 30 caballos de la raza”.