.
ARCHIVO La hoja de ruta de los poderosos de Latinoamérica
sábado, 9 de febrero de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Nicolás Abrew - nicolasaq@elcolombiano.com.co

Los empresarios de Colombia, Chile, México y Perú podrán ofrecer sus productos y servicios con mayor seguridad, porque hoy la Alianza Pacífico es la novena economía más grande del mundo.

Esta es una de las ventajas de la organización que se creó en abril de 2011 como una alternativa para sortear la crisis de las economías desarrolladas y tener un mayor impacto en Asia-Pacífico.

Para este año ya se tienen definidos 19 seminarios de inversión para promocionar los productos y servicios y atraer inversión de India, China, Australia, Turquía, Rusia, Emiratos Árabes, Japón, entre otros. Además, se definió la participación conjunta en las ferias agroindustriales Seoul Food and Hotel (14 al 17 de mayo), Fine Foods India o Anapurna (septiembre) y Anuga (5 al 9 de octubre).

Otra de las prioridades que ya está en marcha es la realización el 22 y 23 de mayo en Cali, Colombia, del primer encuentro empresarial entre los cuatro países, en el que se convocarán más de 180 compradores y proveedores de las líneas de productos con mayor potencial de comercio.

“Los cuatro países de la Alianza suman el 50% del comercio de América Latina, pero entre nosotros hay menos del 14% de comercio, que es mucho menos de lo que comercian países vecinos en Europa, de manera que tenemos un margen para crecer entre nosotros”, aseguró el ministro de Comercio de Colombia, Sergio Díaz-Granados.

De puertas hacia fuera el potencial es enorme. Los miembros de la Alianza tienen suscritos acuerdos de libre comercio con 60 países y esto permite acceder con beneficios a un mercado que representa el 85,7% del PIB mundial. Además, cuentan con 4.302 millones de posibles clientes, que significan más del 50% de la población del planeta.

Para aprovechar estas oportunidades, que en algunos casos son exponenciales, primero hay que cumplir con varios requisitos. Uno de los más importantes son las reglas de origen que permiten fomentar las bases del comercio intra-industrial. Por ejemplo, tomar las materias primas de un país, transformarlas en otro, pasarlas a un tercero y sacarlas rumbo Asia-Pacífico.

“Los presidentes acordamos cerrar y concluir el acuerdo sobre regla de origen antes del 31 de marzo de este año. Y también nos hemos fijado metas para el primer semestre de este año. Entre ellas, establecer el mecanismo de acceso a mercados para el comercio, las medidas sanitarias y fitosanitarias, eliminar los obstáculos técnicos al comercio y establecer una colaboración aduanera, entre otros”, afirmó el presidente de Chile, Sebastián Piñera, en la última reunión del grupo hace dos semanas.

Facilitar el intercambio de servicios financieros, transporte, telecomunicaciones y profesionales, son otros de los objetivos trazados este año. Así mismo, la promoción de los destinos turísticos de los países latinoamericanos.

“El turista asiático cuando viaja, lo quiere hacer a varios sitios. Con la Alianza logramos generar un paquete interesante para ese mercado que esté acorde con sus gustos, como son los de visitar íconos como Machu Pichu, el Paisaje Cultural Cafetero, las pirámides de México y los viñedos en Chile”, afirmó la presidenta de Proexport Colombia, María Claudia Lacouture.

Aunque Chile y Perú, llevan la delantera en la incursión en Asia, todavía queda mucho por explorar, y ante la magnitud de la población en este continente, son conscientes que son más efectivos llegando en conjunto que cada uno por su lado.

“Solo pensemos que en el sur de Asia hay 1.500 millones de consumidores, sin incluir a India ni a China- como Malasya, Tailandia, Vietnam e Indonesia que generan un mercado interesante para nosotros en donde el comercio que tenemos con ellos no llega ni al 1% y son los grandes polos de consumo de los próximos años. Entonces hay que ver la manera cómo llegamos a ellos”, agregó Díaz-Granados.

Por ahora todo marcha bien porque solo se ha hablado de comercio, habrá que ver cuánto más podrá evitarse que salgan a flote los temas políticos en una región con una polaridad cada vez más marcada y con gobiernos volátiles.

Ildelfonso Guajardo
Secretario de Economía de México

“El tratado ha generado una gran atención en América Latina y Europa, donde inclusive Portugal expresó el interés de ser observador en las negociaciones de la Alianza”.

Gabriel Duque
Viceministro de comercio exterior de Colombia

“El fin último de esta Alianza es lograr que las cadenas globales de producción de Colombia, Perú, Chile y México sean atractivas para el mundo”.