.
ARCHIVO Haga rendir el ganado con etología
martes, 14 de abril de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Ian Farouk Simmonds - isimmonds@larepublica.com.co

Pero, ¿qué es eso que llamamos etología bovina y por qué debe ser un requerimiento elemental para la ganadería colombiana? El veterinario zootecnista Javier Felipe Ruiz explica que esta ciencia, con orígenes prácticos en la era primigenia de la humanidad, se basa en la biología y la psicología para estudiar el comportamiento de los animales que, en el caso de los bovinos, busca además su utilización con fines productivos.

A pesar que en Colombia su incorporación tuvo inicios paralelos a su origen y diseminación mundial (a mediados del Siglo XX), en la actualidad su aplicación se ha mostrado tímidamente dentro de sistemas de producción ganadera. 

“Esto no ha sido tan mostrado a pesar de que se han hecho importantes esfuerzos por parte de entidades que trabajan por el bienestar del animal en el país, como el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) o Fedegán”, añade.

¿Qué debe hacerse?

La etología, como ciencia, está al servicio del ganadero siempre y cuando sepa aplicarla.  

Para el zootecnista Ruiz, la implementación de instalaciones aptas para los semovientes potencia la capacidad productiva, pues se reduce el estrés generado por sistemas tradicionales. Además, al considerar los hábitos de alimentación naturales en los animales, pueden lograrse avances en los programas de nutrición, como es el caso del Voisin, que toma en cuenta esas costumbres para desarrollar periodos de pastoreo, creación de áreas sociales o tiempos de ocupación, logrando con esto la reducción en la aparición de parásitos o el uso de herbicidas.

 “La etología también clave para reducir el estrés en los animales, lo que repercute en sistemas inmunológicos más fuertes y con capacidad de sobreponerse ante agentes patológicos en el ambiente”, señala.

Un cambio de actitud mental de los trabajadores (incluyendo al propietario) de la finca pueden optimizar el trabajo del hato. Por ejemplo, la utilización de un tono de voz suave con movimientos suaves y calmados, bastarán para devolver a un bovino a la manga tras haber sido maltratado. Tenga en cuenta que estos animales pueden recordar esas experiencias dolorosas hasta por 3 años.

Recomendaciones

La recomendación inicial que los expertos en etología dan es que estos métodos se incorporen, lo más pronto posible, a los programas de mejoramiento ganadero de los diferentes hatos. “Estas normas básicas servirán para aprovechar costumbres y hábitos de los animales a favor de la actividad ganadera”, sostiene el zootecnista Ruiz.

Adicional a ello, procure no tener personal agresivo o de mal carácter pues este puede cambiar el temperamento de todo su rebaño. Tampoco hay que dejar de lado la asesoría constante con profesionales del sector.

¿Por qué es importante la observación?

El médico veterinario Néstor Calderón Maldonado considera que en la observación está la base para conocer mejor a su hato y así aplicar, junto con expertos, la etología bovina. Calderón recomienda a los ganaderos llevar un registro escrito o audiovisual de la observación y definir, antes del análisis del hato, algunos puntos como; dónde se observará (en el corral, matadero, o la feria), cuántos animales se tendrán en el registro (el hato completo, un grupo o un animal) y qué pautas de comportamiento se van a tener en cuenta.

Las opiniones

Javier Felipe Ruiz
Zootecnista
“La etología también es clave para reducir el estrés en los animales, lo que repercute en sistemas inmunológicos más fuertes”.

Néstor Calderón
Médico Veterinario
“La observación de estas rutinas permiten entender el por qué del comportamiento de un bovino y mejorarlo en caso de ser necesario”.