.
ARCHIVO Estrategia nutricional para el aguacate
martes, 30 de julio de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Alexandra Franco

Con la puesta en marcha del tratado de libre comercio entre Colombia y Estados Unidos, los frutales se convierten en una muy buena alternativa para las exportaciones agrícolas en Colombia. El cultivo de Aguacate es uno de ellos, Colombia es un país que goza de las condiciones agroclimáticas para la producción eficiente de este y con todo el potencial para ser productivo y competitivo.

Para que el cultivo de aguacate pueda desarrollarse en óptimas condiciones, además de un suelo con condiciones físicas buenas como un buen drenaje, se debe manejar una nutrición balanceada, adecuada y oportuna para lo cual es indispensable contar con un análisis de suelos y su diagnóstico donde se incluyan todos los elementos esenciales, para suministrárselos durante cada una de las etapas de desarrollo. Este manejo permitirá mantener condiciones fitosanitarias estables y árboles vigorosos produciendo mayores cosechas y de mejor calidad para competir en los mercados internacionales.

Cuando un cultivo no se encuentra bien nutrido es más susceptible al ataque de plagas y enfermedades, sufre bajo desarrollo del crecimiento vegetativo y radicular, las producciones son bajas y de mala calidad, hay disminución en el porcentaje de retención de flores y frutos, se presenta un mayor estrés por factores agroclimáticos y su periodo de recuperación después de una cosecha es más lento. Mantener una buena nutrición se convierte en una necesidad de vital importancia para manejar el cultivo de la manera más tecnificada.

Para el manejo agronómico del cultivo de Aguacate es necesario contar con alternativas para el aporte de los nutrientes requeridos en todas las etapas, tanto edáficos como de aplicación foliar que facilitan la mejor nutrición del cultivo y un mayor desempeño en productividad.

El cultivo del aguacate presenta 4 fases fenológicas:

ViveroDonde es indispensable garantizar el vigor del futuro árbol a partir de un aporte de fósforo soluble y de un bioestimulante rico en algas marinas.

Establecimiento o levante
Etapa donde se trasplanta al sitio definitivo. Desde este momento se debe proporcionar al árbol una nutrición completa y balanceada, donde se encuentren todos los nutrientes, nitrógeno, fósforo, potasio, calcio, magnesio, azufre, hierro, manganeso, cobre, boro, zinc, molibdeno, silicio, níquel y cobalto, elementos indispensables para que la planta pueda mostrar su máximo potencial genético.

Crecimiento
Es la etapa en la cual se da el máximo desarrollo en altura, en esta etapa adicional a los elementos nombrados anteriormente, se vuelven indispensables las aplicaciones foliares de fosfitos de potasio con el fin de proteger a la planta contra enfermedades, fertilizantes nitrogenados de alta tecnología que permitan que el nitrógeno esté disponible para la planta por largos periodos de tiempo y refuerzos líquidos de fertilizantes solubles de alta asimilación.

Producción
La etapa donde la nutrición completa y balanceada con todos los nutrientes nombrados en la etapa de establecimiento se vuelven fundamentales, con el fin de obtener cosechas abundantes y de máxima calidad, adicionalmente, se deben establecer programas foliares basados en las diferentes subetapas como inicio de floración, máxima floración, formación de fruto y máximo desarrollo del fruto, con fertilizantes como bioestimulantes ricos en aminoácidos y algas marinas y fertilizantes ricos en potasio.

Estos programas nutricionales por etapas fenológicas del cultivo del aguacate, deben estar acompañados de seguimientos agronómicos como el análisis de suelos, foliares, de aguas, de compactación de los suelos y además, deben ser interpretados y validados por ingenieros agrónomos expertos en el tema, con el fin de obtener la máxima rentabilidad de su finca.