Analistas

Voto por el cambio

El cambio de rumbo en la administración de Bogotá es inexorable necesidad y deseo ciudadano mayoritario, así lo señalan las encuestas. Con Peñalosa o con Pardo se garantiza dicho deseo ciudadano. Ambos, con estilos y apoyos políticos diferentes, harían una buena gestión. Pacho, siendo un buen ciudadano, en este momento las encuestas no le favorecen. Clara representa de alguna manera continuidad de las dos últimas administraciones. Tenemos que decidir lo que más le conviene a la capital en la coyuntura actual.

Peñalosa al estar punteando las encuestas, camina en la senda de ser el próximo alcalde del Distrito Capital. Sólo necesita evitar errores de las anteriores campañas para lograr el triunfo. Su recuerdo como buen alcalde, enriquecido con sus propuestas en defensa de la seguridad con la implementación de sistemas de última tecnología, desarrollo de infraestructuras, solución al grave problema de movilidad, con una gerencia pública adecuada, soportan esta favorabilidad. 

Cuenta con el apoyo de quienes creemos fehacientemente en su capacidad de ejecución y su conocimiento profundo de la ciudad; complementariamente con votantes que se inclinan por su candidatura, apostándole al voto útil por el cambio.

Probablemente la izquierda ha contribuido en avances sociales en los últimos años, pero lamentablemente sus resultados han deteriorado de manera grave la competitividad de Bogotá. Los gobernantes populistas, sin soporte gerencial, han contribuido al retroceso de la calidad de vida de nuestra capital. 

En conjunto, la región necesita que se retome el camino perdido del desarrollo urbano, económico y social de Bogotá, con coherencia. Precisamente, el equipo de Peñalosa representa dicha coherencia: Cambio Radical y Carlos Fernando Galán, no hicieron parte de la coalición mayoritaria del Concejo desde la administración Moreno, coalición que lo apoyó para tener participación del gobierno y del presupuesto.

En relación al futuro, es necesario el fortalecimiento institucional para que el desarrollo que necesita la ciudad se ejecute de forma eficiente.  Se requiere  que la contratación del Metro sea transparente, que se corrijan los errores del Sitp, se repare y mejore la malla vial, se construyan las troncales pendientes de Transmilenio, se amplíen las vías perimetrales y de acceso a la ciudad, se construyan modos de transporte complementarios que además conecten a Bogotá con su zona de influencia territorial, labores inaplazables en conjunto fundamentales para la solución a los gravísimos problemas de transporte público y movilidad de la capital y de la región central del país. 

Además, la ciudad requiere de una estrategia sostenible fiscal y financiera; de la estabilidad institucional y jurídica para incrementar la inversión, incluyendo la norma urbanística; del acrecentamiento del espacio público y sostenibilidad ambiental como eje de la calidad urbana; del mejoramiento de los servicios sociales con énfasis en educación y salud; del eficiente funcionamiento de las empresas de servicios públicos; y de la buena relación de la administración distrital con la ciudadanía, el gobierno nacional, los empresarios y la banca. Tareas vitales para el mejor futuro de Bogotá.

Peñalosa aborda y representa de manera seria y coherente estos aspectos fundamentales para construir un nuevo rumbo de la ciudad, sin improvisación, con planeamiento y visión de largo plazo. Por eso, voto por el cambio.