Analistas

Termina la incertidumbre

Probablemente el programa de gobierno de Bogotá liderado por Gustavo Petro cuenta con aciertos, pero algunas de las decisiones del Alcalde, fueron tomadas por fuera de la ley y de las normas que regulan a los funcionarios públicos, con lo que la Procuraduría General de la Nación acorde al ordenamiento constitucional lo destituyó.

Acudiendo a su derecho, Petro interpuso los recursos legales que con sus abogados consideraron pertinentes, lo que acaba de terminar con fallo en su contra: El Consejo de Estado dejó en firme la destitución del cargo y la inhabilidad como servidor público. 

El presidente Juan Manuel Santos, de forma decidida, firma la destitución y encarga a uno de sus Ministros, afecto a la ciudad, como Alcalde de Bogota, sin acoger la solicitud de medidas cautelares de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Con lo anterior, se da el primer paso para resolver la crisis política e institucional de Bogota. La incertidumbre afectaba de manera grave la gobernabilidad de la ciudad. En semanas habrá elecciones para que un nuevo Alcalde pueda gerenciar la capital, sacarla del caos de movilidad, del deterioro de la calidad de vida y de la percepción de inseguridad en que se encuentra sumida. 

El próximo mandatario elegido democráticamente, reconstruida la gobernabilidad, tiene la oportunidad de recobrar la confianza por parte de los inversionistas.  La ciudad tiene la capacidad de retomar la senda de la competitividad y atracción, que se vio vulnerada con las últimas administraciones, por corrupción e  improvisación.

Pues bien, con los recursos actuales, buenas relaciones con el gobierno nacional e instituciones internacionales, antes de terminar el 2015 la ciudad puede mejorar su rumbo, con ejecuciones viables, especialmente en materia de movilidad y de infraestructura, incluida la vivienda social. 

Como bien lo señalamos en columna anterior, este año se construirán o adjudicarán trascendentales obras que tienen que ver con la movilidad y por ende con la competitividad de la ciudad – región.  El cronograma  señala que en septiembre del presente año estarán terminados los estudios del metro pesado primera línea, que podrá iniciar su construcción en el 2015.

Esta línea subterránea del metro de 27 kilómetros, se construirá, entre el sur – occidente, el centro y el eje oriental de la ciudad. Además, al estilo de los cables aéreos de Medellin, están programadas dos líneas, una en Ciudad Bolívar y otra en San Cristóbal sur. 

Los proyectos en materia de transporte son enormes, cuentan con nuevas vías en el occidente y en el sur, ampliación de la avenida carrera 11 al norte, mejoras en la NQS, la Avenida carrera 7 podría tener tranvía, es evidente la ampliación de Transmilenio con la troncal de la Boyacá. La ciudad requiere además, la Avenida Longitudinal de Occidente. En fin, el nuevo Alcalde podrá ejecutar obras para mejorar la movilidad con recursos disponibles de más de $2,3 billones para este año y la iniciación de importantes proyectos de transporte para el 2015. Complementariamente, con estabilidad jurídica en norma urbanística, la construcción se puede consolidar como instrumento de empuje económico y de equidad social.

A su turno, a Bogotá le pueden ingresar recursos internacionales para la recuperación del río Bogotá y para obras de infraestructura. El nuevo Alcalde elegido popularmente, a pesar del corto período a gobernar, podrá mostrar grandes resultados y así recuperar la confianza en la ciudad.