Analistas

Roberto Janiot

GUARDAR

El talante santandereano, formado en el trabajo, en honrar la palabra y dentro de ello, la existencia de un selecto grupo de emprendedores y creadores de empresa, son hechos reconocidos nacionalmente. Roberto Pablo Janiot Oslé, si bien nació en Argentina, de ascendencia europea, llegó a Colombia como futbolista profesional del Atlético Bucaramanga y durante cerca de 60 años estuvo radicado en esta ciudad, siendo ejemplo de éxito familiar, deportivo y empresarial, al mejor estilo santandereano.

Escribo este recuento y análisis con sentimientos encontrados; de una parte, por mi grata cercanía con Janiot Oslé, su señora Zunilda Martirena y su familia, especialmente con sus hijos Roberto Pablo y Ángela Patricia; por otra parte, con un profundo dolor y pésame por su reciente fallecimiento. 

Para ser un buen deportista se requiere férrea disciplina; para ser deportista profesional, se necesita además, sacrificio, carisma y condiciones físico-atléticas y mentales excepcionales. Roberto Janiot, además de su inteligencia natural, contaba con todas las anteriores; por ello dejó huella en el futbol colombiano, como parte del Atlético Bucaramanga, uno de los mejores equipos en los años 50 y comienzos de los 60. La disciplina deportiva la continuó con el golf, que practicó en sus últimos 50 años en el Club Campestre de Bucaramanga.

Principio vital de toda organización empresarial es mantenerse vigente en el tiempo. Janiot fundó varios restaurantes, sitios de esparcimiento y negocios exclusivos, que junto con su señora dirigió de manera exitosa. El símbolo de éstos es La Carreta, fundada en 1961, siendo de lejos el mejor restaurante de la ciudad, prácticamente desde sus inicios. La Carreta es el restaurante de mayor prestigio y tradición de Bucaramanga. Janiot fue siempre un constructor de futuro, un innovador, lo que se constituye en su legado empresarial y comercial.

Santander es la cuarta economía de Colombia y Bucaramanga, entre las principales ciudades del país es la de mayor ingreso per cápita y una de las de mayor emprendimiento en pequeñas y medianas empresas. Este soporte hace de la región santandereana un hecho económico singular y de gran pujanza y sostenibilidad. Janiot Oslé contribuyó en este positivo fenómeno.

Quizás el hecho más sobresaliente y de mayor reconocimiento es la formación en principios, valores y como servidores a la sociedad, de sus hijos, nacidos en Bucaramanga, que supo formar con Zunilda Martirena, mujer ejemplar y afectuosa. Roberto Pablo, arquitecto, empresario, extraordinario padre de familia y amigo; y la bellísima Ángela Patricia, destacada periodista y presentadora del canal internacional CNN, líder cívica y social e igualmente un miembro de familia ejemplar. Así, la faceta de formador de familia trasciende en sus hijos, quienes son íconos santandereanos.

Por ello y en relación con sus dos hijos, sería un honor para Bucaramanga que uno de ellos pudiera ser alcalde de la ciudad. La enseñanza de sus padres, su capacidad de gerencia y liderazgo, lo mismo que el afecto que le tenemos los santandereanos, lograría un mejor futuro para la ciudad y para la región. En esta coyuntura, en particular Beto Janiot, quien ha demostrado ser un buen gerente y probo servidor público como Secretario de Planeación de Bucaramanga, entre otros cargos, sería magnífico alcalde de la ciudad.

Para terminar, este legado de Roberto Janiot Oslé, enmarcado en disciplina, en la manera de hacer negocios y de formar familia, es un buen ejemplo a seguir para quienes aspiren a ser deportistas de éxito, líderes empresariales y servidores públicos.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés