Analistas

Propósito nacional

GUARDAR

Sergio Mutis Caballero - sergiomutiscaballero@gmail.com

Israel fue fundada en 1948, a poco tiempo de terminada la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto Nazi, en una zona dominada por enfrentamientos religioso y territorial. El Estado de Israel está ubicado en Asia Mediterránea - Oriente Medio, su lindero occidental es el Mar Mediterráneo y está rodeado fundamentalmente por países árabes, enemigos feroces.

Frontera al norte con Líbano, al noreste con Siria, al este con Jordania y al sureste con Egipto, límite que también lo es entre Asia y África. Además, permanece en jaque por la influencia de zonas de gran conflicto como Palestina, que desea consolidarse como nación pretendiendo que su capital también sea Jerusalén y, la Franja de Gaza, refugiados con algunos terroristas.

Israel funciona como epicentro de tres principales religiones monoteístas, judaísmo - 74%, islam - 18% (musulmanes) y cristiana - 2% (católicos y ortodoxos); la principal ciudad del país Jerusalén es considerada, su parte antigua, como sagrada. El Estado cuenta con un territorio equivalente en extensión superficiaria al departamento de Cundinamarca o al departamento del Valle del Cauca (algo más de 22.000 km2) y cuenta con una población del orden de la de Bogotá y sus municipios vecinos (9 millones de habitantes).

En ese contexto, después de construir y penetrar un claro norte de país (propósito nacional), creó un modelo de desarrollo económico, basado en el conocimiento y la innovación tecnológica, soportado en la educación y en el espíritu judío. La formación académica representa pilar fundamental de la educación israelí: tiene 140 ingenieros por cada 10.000 trabajadores, la cifra más alta del mundo.

Consecuencia de lo anterior, es notorio el liderazgo mundial en patentes, son claras y extraordinarias las conexiones de la experiencia bélica con la innovación y de la universidad con la actividad empresarial. Los investigadores cuentan con instrumentos para que sus ideas e invenciones se desarrollen comercialmente. Mas del 20% de los ganadores de los Premios Nobel vinculados a la ciencia son judíos.

Otra característica de los israelíes es la extendida y profunda cultura militar, siendo obligatorio el servicio militar por tres años. Su cumplimiento genera además de disciplina, gran orgullo. Parte de la innovación nace de esa experiencia y de la necesidad de desarrollar tecnologías para defensa y actividades bélicas, que luego se convierten en tecnología que influye en la transformación mundial.

Los resultados de su propósito nacional son evidentes, ha generado crecimiento económico descomunal (de gran pobreza a destacada riqueza colectiva), tanto que su PIB Per Cápita en 1980 era de US$12.500 y hoy supera los US$42.000. Vuelco exportador de tecnología (startups). Día a día aumenta su competitividad, debido entre otros asuntos a que su actuar empresarial se centra en la calidad y en soluciones creativas. La agricultura, desarrollada en desiertos, con alta tecnología y riego artificial, es tan revolucionaria como la propia industria.

En resumen, su propósito nacional hizo que Israel se convirtiera en líder mundial en inversión e investigación y desarrollo, con 4,8% del PIB comparado con 0,4% en Colombia. Pues bien, esa realidad sirve de ejemplo para que nuestro país cree un propósito nacional basado en la educación, la formalidad y en la extirpación de la corrupción.

Más columnas de este autor
LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés