Analistas

Oportunidad en el turismo

GUARDAR

Colombia se transformó en materia turística en los últimos años. De menos de un millón de turistas provenientes del extranjero en 2002, año tras año ha venido teniendo cifra récord, llegando a 6,5 millones de turistas internacionales en 2017.

Esta transformación fue fruto de múltiples factores: confianza inversionista, incentivos para la construcción de infraestructura hotelera y desarrollo de infraestructura de transporte, incluida la aeroportuaria. Colombia ha avanzado en su posicionamiento como destino turístico de negocios, de interés cultural, de servicios de salud, de aventura, de oferta gastronómica, y ecológico; en fin, turismo de diversos nichos.

Pues bien, el Presidente Duque en la clausura del Congreso Nacional de Agencias de Viaje ,llevado a cabo el fin de semana pasado en Bucaramanga, aprovechó para presentar su programa integral en materia de turismo, utilizando expresiones atractivas como que quiere que el turismo sea el nuevo petróleo de Colombia y que sea el principal dinamizador de la actividad económica del país.

Según el Presidente, su meta es transformar al turismo en un ecosistema y que en su cuatrienio se alcancen cifras como las de Perú, donde llegan 7 u 8 millones de turistas al año. Para cumplir su propósito, el Gobierno debe mirar potencias mundiales en turismo como México, que supera los 20 millones de turistas al año, o España que transformó su economía con el apoyo a esta industria, a donde llegan mas de 50 millones de turistas anualmente.

Ciertamente, parte del futuro del desarrollo de Colombia está en el turismo. Para lograr medir su impacto integral, se deben sumar las cifras del Dane en materia de hoteles y restaurantes, más el desagregado de otros sectores a los que el turismo los impacta, como la industria manufacturera, el comercio, el transporte y los servicios.

El turismo impacta a todas las regiones de Colombia y es un gran generador de empleo. La política pública debería tener como meta llegar a más de 10 millones de visitantes del extranjero al año, al terminar este período presidencial. Además, es fundamental consolidar al turismo doméstico como factor esencial para la sostenibilidad del sector y como elemento de bienestar y de calidad de vida. No se puede bajar la guardia en el apoyo a la segunda vivienda y en el aporte que hacen las cajas de compensación en turismo y recreación.

Otros países lo han logrado con participación fuerte del Estado en la promoción del país como destino, la mejora de la calidad de la infraestructura y el apoyo a la actividad formal de servicios hoteleros y turísticos, que incluye seguridad jurídica para los inversores y regulación sencilla y clara.

El gran cambio necesario está además en la mejora del servicio prestado, con altos estándares internacionales; para esto último, la educación juega principal papel, que incluye formación en idiomas, en actitud de servicio al turista y en transparencia.

Talanquera para el desarrollo del país es la inseguridad en las ciudades, en los medios de transporte y en los sitios turísticos; lo mismo que la informalidad, a lo que este sector no es ajeno.

Para el turismo, la inseguridad y la informalidad generan altos riesgos de mala calidad, inseguridad y corrupción, lo que aleja al extranjero. El crecimiento del turismo, debe ser Política de Estado, un instrumento de sostenibilidad del desarrollo colombiano. Un propósito nacional.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés