Analistas

Bucaramanga, líder en desarrollo económico y social

Colombia es una nación de regiones y cada una de ellas está liderada por grandes centros urbanos que jalonan el desarrollo. Allí han sido fundamentales la lucha por la disminución de la pobreza y el crecimiento de la economía regional, como estrategia para el desarrollo de la nación como un todo. Por ello, medir el avance en la disminución de la pobreza y la calidad de vida de los colombianos es un tema primordial. 

 
Tanto el Departamento Nacional de Planeación (DNP), como las cifras del Departamento Nacional de Estadística (Dane) y estudios del Banco de La República, soportan la información para analizar y planear el futuro de nuestra patria, que está ligado al de las principales áreas metropolitanas, donde se concentra gran parte de la población y de su fuente de empleo. 
 
Pues bien, a partir del presente año, para homologar nuestras cifras con criterios internacionales actuales, el Dane, como autoridad estadística independiente, adoptó el cálculo de las cifras de pobreza monetaria con base en la metodología desarrollada por la Misión para el Empalme de las Series de Empleo, Pobreza y Desigualdad. 
 
En la última década, entre 2002 y 2011,  la pobreza monetaria nacional disminuyó de forma importante, pasó de cerca de 50% a 34%, siendo significativo este avance en la zona rural. A su turno, al interior de la zona urbana, la reducción fue mayor en las 13 principales áreas metropolitanas, cuyos resultados vale destacar. 
 
Según La Gran Encuesta Integrada de Hogares del Dane de 2011, Bucaramanga es el área metropolitana con menor número de hogares en pobreza, solo 10,7 % está en este nivel,  continúan  Bogotá con 13,1 % y Medellín y Manizales con  19,2%. 
 
Les siguen Pereira, Ibagué, Villavicencio y Cali, ubicadas en el rango medio. De otra parte, la pobreza, aún hoy, supera la tercera parte de la población en Cartagena, Cúcuta, Barranquilla, Montería y finalmente Pasto, que llega a la escalofriante cifra de 40,6% 
 
En línea contraria, estos importantes avances en la disminución de la pobreza y,  dentro de ella, la pobreza extrema, el Coeficiente de Gini, que mide la brecha entre ricos y pobres, a nivel nacional sigue siendo un indicador por mejorar, no obstante que en el último año tuvo un pequeño avance. Esta desigualdad del ingreso es menor en Ibagué y Bucaramanga. 
 
Bucaramanga es el área metropolitana con mayor cantidad de clase media, con importante capacidad de ahorro y con el más alto crecimiento per cápita de la economía en la última década. A su turno, Santander es la cuarta región económica de Colombia, después del Distrito Capital, y los departamentos de Antioquia y Valle incluidas sus capitales. 
 
El crecimiento económico y de desarrollo humano del área metropolitana de Bucaramanga, que supera el millón de habitantes, está soportado en el continuo crecimiento de la mediana y pequeña industria, en el  liderazgo de la agro industria santandereana y en el avance económico y social de sus habitantes. 
 
Lo anterior ha generado, crecimiento en los servicios de salud, educación e infraestructura metropolitana, incluida la construcción de vivienda y centros comerciales. La propiedad raíz ha tenido constante valorización en la última década.  
 
De manera general y no obstante la desalineación en materia económica y social de las regiones colombianas, como un todo en la última década, por el crecimiento de la economía, el avance social y  el incremento en la seguridad, Colombia encontró el camino de desarrollo y ciudades como Bucaramanga han tomado liderazgo regional en contribución a la mejoría nacional.