.
Analistas 03/05/2019

Mejores pintores: ¿Cuál es su ranking?

Sergio Clavijo
Prof. de la Universidad de los Andes

Como no solo de economía viven nuestros lectores, de vez en cuando nos parece interesante asomarnos a los temas del arte. Hemos “cometido” varias notas sobre temas de música clásica, incluyendo: i) los relacionados con los top-10 mejores compositores; ii) con los siguientes top 10-20; iii) con los mejores compositores para piano; y iv) hasta nos hemos preguntado por el efecto de “audiciones a ciegas” para determinar el posible efecto de “la figura” sobreponiéndose al “sonido” (siendo la más reciente el Comentario Económico del Día 22 de abril de 2019).

Decíamos que una forma fácil de obtener un ranking de mejores compositores de música clásica era a través de la WEB, por ejemplo, en https://www.ranker.com/crowdranked-list/my-favorite-classical-composers-of-all-time. También existe la alternativa de recurrir a los rankings de expertos, como el conocido crítico musical Tommasini (The New York Times). Los resultados así obtenidos destacan en los primeros lugares a Bach, Beethoven y Mozart (aunque en la mayoría de los listados la preeminencia suele dársele a Beethoven).

Como es bien sabido, la crítica mundial coincide en que la preeminencia en música orquestal clásica la tienen los compositores alemanes y austriacos, seguidos de cerca por los rusos y franceses. En materia de rankings de ópera la primacía se debate entre italianos y, nuevamente, alemanes-austriacos y franceses. Los españoles crearon su propio género mediante la zarzuela, la cual fue popular también en América Latina por aquello de la cercanía cultural del idioma.

Extender este ejercicio de apreciación artística al campo de la pintura clásica tiene sus desafíos. Primero, porque la apreciación pictórica encierra otro ejercicio tal vez más profundo y demandante que el de la apreciación musical; recordemos que la música penetra fácilmente “el espíritu” y genera reacciones que aún no se entiende totalmente a nivel de la llamada ciencia-neuronal-musical.

En segundo lugar, porque la apreciación de la pintura requiere profundizar el contexto cultural en que se crea la obra, para intentar recrear la transmisión sensorial del autor. Apreciar “lo clásico”, en todo caso, siempre será más fácil que apreciar lo “moderno”, pues es posible caer en la trampa de concluir que esos trazos modernos “yo también lo puedo hacer”.

La ventaja de pensar en imágenes y no en sonidos es que, curiosamente, “la reproducción” de esas sensaciones ocurre de forma directa si se tiene la obra original a mano. En cambio, esto no ocurre en la música, pues la partitura requiere una interpretación, la cual varía con el director, los músicos y con los instrumentos que se usan. Dadas ciertas condiciones de luz, el mensaje de “la falsa sonrisa de la Mona Lisa” de Da Vinci puede llegar a ser la misma que hace 500 años, no se requiere un intérprete que medie en el asunto; solo el ojo avizor capaz de capturar la técnica de las “veladuras y el esfumato”.

En la interpretación musical el medio en que ello ocurre hace toda la diferencia. Se sabe que el estreno de la séptima sinfonía de Beethoven ocurrió bajo la dirección del autor, pero en medio de un gran zapateo del público. No eran zapateos de rechazo, sino de complemento al aplauso que ocurría durante la obra para combatir el gran frío que hacía durante un concierto que duró como unas 5 horas, pues a Beethoven le dio por estrenar en simultánea dos de sus sinfonías (ver John Suchet, 2012, Beethoven: The Man Revealed).

El ranking de mejores pintores de la época moderna de Occidente, obtenido de la WEB, muestra en los tres primeros lugares a: Da Vinci, Van Gogh y Rembrandt. En este listado salen muy destacados los pintores holandeses, pues tres de ellos figuran entre los 10 mejores (incluyendo allí a Vermeer), por cierto, con excelentes exhibiciones en Brujas y Ámsterdam. También entran en la contienda de los mejores pintores los italianos, con tres de ellos (incluyendo a Michelangelo y Raphael). Pero no podían faltar los tres franceses (Monet, Renoir y Cézanne), con lo cual a nivel de nacionalidades se tiene un empate entre Holanda, Italia y Francia. España logra al menos un lugar con Picasso (entre muchos otros que estarían fácilmente en la posición 10-20 como Velásquez, Dalí o Goya). Para destacar la importancia del contexto histórico en la pintura no deje de ver la película “Loving Vicent”; también se deleitará con la película “Mi obra de arte”, la cual explota el fetiche del original (especialmente si el autor no ha fallecido aún).

Y para reiterar la universalidad de la pintura, analice usted la relación entre “El estanque de la Ninfeas” de Monet (en Giverny) y “Luz de loto” de Arciniegas (en Ubaque).