Colombia necesita recuperar la conectividad aérea para continuar su proceso de reactivación de la economía evitando la profundización de los efectos generados por cuenta del covid-19 sobre el empleo.

Las empresas del sector aéreo necesitamos una fecha clara por parte de las autoridades locales y nacionales para el reinicio de la operación, con el fin de preparar nuestros aviones y reentrenar a nuestros pilotos para alzar vuelo de forma segura luego de 5 meses de inactividad.

El transporte aéreo fue estigmatizado, siendo uno de los espacios cerrados donde hay menos posibilidad de contagio teniendo en cuenta que los aviones filtran y renuevan el aire constantemente (cada dos-tres minutos), cosa que no ocurre en sistemas de transporte masivo ni oficinas por citar solo un par de ejemplos. Un estudio realizado en la Universidad de MIT en Estados Unidos publicado por Bloomberg, concluyó que uno de cada 4.300 pasajeros puede resultar infectado en vuelo y por otro lado, el Director para Situaciones de Emergencia de la OMS, indicó que el cierre de fronteras aéreas ya no genera una diferencia significativa en países con incidencia importante de la enfermedad.

Todos los actores de la industria estamos a la expectativa de una fecha, el virus seguirá presente y tendremos que convivir con él al menos hasta que aparezca una vacuna efectiva y está en cada uno de nosotros la responsabilidad de cuidarnos ya que las medidas extremas resultan graves para la economía, se requiere un equilibrio.

Los protocolos de bioseguridad del sector fueron definidos por el Ministerio de Salud y operadores aeroportuarios y aéreos nos hemos encargado de implementarlos a consciencia con el fin de proteger la vida de nuestros clientes y empleados. También nos hemos sometido a estrictas auditorias para obtener sellos de garantía de cumplimiento como el Check -in bioseguro del MinCIT y contamos con una autoridad aeronáutica capaz de controlar la operación de la industria a través de los denominados turnos de despegue (slots) sanitarios que se están implementando para evitar aglomeraciones.

Todo está listo y empresas como Latam Airlines tenemos suficiente experiencia para llevar a cabo la reapertura de este importante sector, lo hemos hecho de manera responsable en Ecuador y Perú que recientemente empezaron a abrir sus cielos y mantenemos nuestras operaciones en Brasil y Chile que nunca restringieron los vuelos domésticos.

La demanda de la industria aérea cambió, por el momento es significativamente más pequeña y tendremos que trabajar fuertemente para restablecer la confianza de los viajeros, buscando volver a los niveles de pasajeros de 2019 solo hasta finales de 2024 según cálculos de la Iata.

Por el bien de Colombia y la supervivencia del sector aéreo hacemos un llamado de emergencia a los alcaldes y al Gobierno Nacional: ¡mayday, mayday!