Analistas

Prevenir la fuga de talentos debe ser un compromiso país

GUARDAR

Las empresas, sin importar la nacionalidad de origen que tengan, siempre deben velar por generar valor en los países en donde operan. Las farmacéuticas no somos la excepción y nuestro compromiso con Colombia, por ejemplo, en estos 60 años, ha estado siempre enfocado en mejorar y prolongar las condiciones de vida de los ciudadanos.

Pero, desde hace unos años nos dimos cuenta que debíamos enfocarnos en un tema central: el control de las fugas de talento, en especial en el campo de la ciencia y la investigación.

Algunos de los mejores médicos e investigadores del país han salido sin regreso, enfocados en fortalecerse en la academia e incluso, motivados por un mercado laboral más amplio.

Por ello, hace más de dos años, pensamos en Pfizer cómo lograr que los médicos e investigadores del futuro encontraran las mejores opciones afuera del país, pero regresaran a Colombia a compartir su talento, a innovar y a prevenir acá las enfermedades, y sobre todo, a ser profetas en su tierra y no fuera de ella.

Fruto de ello, Pfizer Colombia ha buscado contribuir a la formación en ciencia, tecnología e innovación, a través del Instituto Científico Pfizer Colombia, donde reconocemos y apoyamos a los mejores residentes, médicos e investigadores del país.

Algunos, incluso, tienen la oportunidad de hacer intercambios con los mejores centros de innovación del mundo para afianzar su práctica y, tras un periodo de máximo de un año, vuelven al país para poner su conocimiento al servicio del bienestar de los colombianos. Nuestro objetivo es trasferencia de conocimiento exitosa.

Hoy, podemos contar con agrado que hay más de 1.000 profesionales de la salud beneficiados, incluyendo médicos, algunos han tenido la posibilidad de hacer pasantías en instituciones de renombre como la Clínica Mayo en Rochester (EE.UU.), Palo Alto (California, EE.UU.), el Complejo Universitario de Vigo (España), el Boston Childrens Hospital (EEUU) y la Universidad Cayetano Heredia (Perú); y además uno de estos estudiantes ha tenido la valiosa oportunidad de trabajar con el científico colombiano Jorge Reynolds en el desarrollo de un nano-marcapasos y de una aplicación que toma electrocardiogramas en tiempo real.

El capital humano colombiano es uno de los más destacados fuera de Colombia.  Por ello, desde la empresa privada, queremos contribuir a retener el talento local y a elevar las competencias de ciencia y tecnología; promovemos que en Colombia los jóvenes talentos de la medicina encuentren un lugar de trabajo que los satisfaga, los rete y les permita crecer en todos los ámbitos, especialmente en el educativo, para que a su vez, la sociedad se beneficie de su servicio.  

Repito, las empresas como Pfizer tienen una gran responsabilidad en los países donde operan, y más aún en realidades como la colombiana, en donde es importante que no dejemos escapar el talento, y donde le brindemos oportunidades. 

Lo digo yo, que soy un argentino -que ahora vive y trabaja en Colombia- que en su carrera internacional en Pfizer, con experiencia en casi todos los países de Suramérica, evidencia  que el talento humano colombiano es de primera, apreciados por parte en todo tipo de compañías, por su talante, auto-exigencia y excelencia. 

Uno siempre es de dónde la gente lo necesita. Y los colombianos necesitan prevenir su fuga de talentos. Ese es el verdadero compromiso país.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés