.
Analistas 04/01/2022

El año 2021 en Estados Unidos

Rodrigo Botero Montoya
Exministro de Hacienda

El año 2021 termina con la economía de Estados Unidos en auge, el sistema político en descomposición y la sobrevivencia del régimen democrático en peligro.

El crecimiento de la actividad económica en el ultimo trimestre fue de 7%. Para el año completo se espera un crecimiento del 6%; el estimativo del crecimiento para el año 2022 es de 4%, la cifra más alta de las décadas recientes. La tasa de desempleo, que hace doce meses era de 6.7%, se redujo a 4.2% al finalizar el año 2021. Durante la administración Biden se han creado 4.1 millones de empleos, cifra que supera el total de empleos creados durante los gobiernos de George W. Bush y Donald Trump. El apoyo gubernamental a las familias ha reducido la pobreza infantil a la mitad. 4.6 millones de personas que estaban desprotegidas han obtenido la cobertura de los servicios de salud.

En circunstancias normales, estos logros serian acogidos con aplauso y se traducirían en reconocimiento y respaldo al presidente de turno. Pero las condiciones del año que termina distan de poderse considerar como normales. Según una encuesta de opinión reciente, 54% de los americanos desaprueba del manejo que el presidente Biden le ha dado a la economía. Es probable que en las elecciones legislativas del mes de noviembre el partido Demócrata pierda el control de la Cámara de Representantes y del Senado.

La pandemia, la exacerbación de la polarización política y las redes sociales han contribuido a crear un clima de crispación colectiva, de intolerancia y de incitación a la violencia incompatible con la mesura y la búsqueda de acuerdos acerca de cuestiones de interés común tales como la salud pública y el cambio climático. La vacunación contra el Covid y el uso de máscaras de protección personal, por ejemplo, se han convertido en formas de identificación partidista y en motivo de controversia.

La negativa de Donald Trump a aceptar que perdió las elecciones el 2020 ha envenenado el ambiente político y ha debilitado la gobernabilidad al cuestionar la legitimidad del sistema electoral. La mayoría de los voceros del partido Republicano han adherido a la mentira de que a Trump le robaron la elección y que, por lo tanto, Joe Biden es un presidente ilegítimo. Cerca de un tercio de los integrantes del partido Republicano considera justificado utilizar la violencia contra el gobierno. Ninguna de las acusaciones de que hubo fraude en las elecciones que ganó Biden ha resultado tener fundamento. El propio Trump reconoce la falsedad de su argumento para evitar tener que aceptar su derrota electoral. En unas declaraciones recientes acerca del muro en la frontera con México afirmó: ’Construimos 500 millas de muro. Y si hubiéramos ganado las elecciones, el muro estaría construido en su totalidad.’

El asalto al Congreso el 6 de enero de 2021, un evento sin precedentes en la historia de la nación ilustra la voluntad de uno de los principales partidos de conservar el poder por la fuerza.