Tribuna empresarial 23/11/2020

El costo de adulterar la leche

El costo de adicionar lactosuero a la leche es muy alto para los consumidores, los productores, la industria y el país. Solo hay un nombre para la leche de vaca: LECHE. Quienes producen leche, cada 15 días reciben dinero. Es de los pocos productos del campo que siempre asegura flujo de caja a los campesinos.

¿Cuánto cuesta incluir lactosuero en un empaque que solo debería contener leche? Estimamos que al año pueden dejar de comprarse 370 millones de litros con un costo en finca que excede los $460.000 millones (el costo de la leche cruda para la industria es de unos $1.260 en finca). Nuestras estadísticas son insuficientes y esas cifras pueden estar subvaloradas.

En el caso de los campesinos, el ganado genera empleo familiar en los hatos de leche especializada y ganaderías de trópico bajo, la contratación de mano de obra se multiplica, al final, sin esos ganaderos la industria no contaría con la materia prima para generar mucho más de un millón de empleos.

La leche es de los principales productos que las tiendas y supermercados tienen para construir tráfico de compradores. La nutrición de niños, gracias a los desayunos escolares, es la oportunidad de mejorar su ingesta de proteína por cuenta de la leche.

La calidad y los precios de la leche están regulados. Si un industrial cumple con todas las exigencias de la ley y no incluye lactosuero, está en clara desventaja con aquellos que sí lo hacen. La inclusión del lactosuero hace daño a todos. Ni siquiera quienes no consumen la leche están por fuera, pues si no defendemos al campo, nos quedamos sin quién produzca. La leche ayuda a construir país, ganadería y ruralidad.

Los industriales están vigilados por la SIC, por el Invima, los ganaderos y desde luego el Ministerio de Agricultura. Además de la ética que la mayoría comparte, las sanciones por no cumplir son gravosas hasta el punto que pueden quebrarlos, de ahí que competir lealmente sea una cuestión de honor y compromiso con los consumidores.

La adición de lactosuero que hacen algunos procesadores sobre todo en las llamadas marcas propias o marcas blancas, hace daño. Lo más importante es el costo de los consumidores. No sabemos cómo cuantificar el mal nutrir de una generación, no podemos creer que nadie lo sienta. Sencillamente porque la seguridad alimentaria se verá afectada de manera grave así creamos: “eso no me corresponde”. El costo país estimado por los grupos de interés podría llegar a los $2 billones al año.

Es urgente que la SIC acompañe este propósito. Estamos seguros de que lo hará. Nos queda por analizar el costo país y eso sin contar las eventuales demandas monetarias contra los responsables que pueden llegar a ser millonarias. Lo valorizaremos y les anticipamos que las cifras nos sorprenderán.

Un importante industrial dijo hace poco que no estaba de acuerdo con la denominación de “bebida láctea” que es la sugerida cuando se incluye lactosuero; ellos la denominan “bebida alimentaria”. El Invima que tiene injerencia directa, ¿qué opina?

Ser permisivos con cualquier tipo de engaño no es alternativa para el país, incluir lactosuero es un engaño. Esperemos que esta mala práctica se erradique por el bien de Colombia.