Analistas

Paul Volcker y la economía

GUARDAR

Roberto Junguito

En estos días se ha venido haciendo memoria de Paul Volcker, cuya muerte ocurrió en este mes de diciembre cumplidos sus 92 años, quien se desempeñó como director de la Reserva Federal durante las presidencias de Jimmy Carter y Ronald Reagan entre 1979 y 1987. A Paul Volcker se le recuerda como el banquero central y el economista que fue capaz de derrotar la inflación galopante por la que atravesó Los Estados Unidos a finales de los años setenta.

También se vienen resaltando sus labores posteriores como Director del Consejo de la Reconstrucción Económica establecido por el Presidente Obama que creó la Regla de Volcker con la que se evitó que los bancos pudiesen realizar actividades de riesgo especulativas beneficiándose al hacer uso del dinero de sus clientes. En uno de sus últimos escritos publicados en el pasado mes de septiembre, Volcker hizo una defensa de la importancia de la independencia de los bancos centrales y se fue lanza en ristre contra el intervencionismo del Presidente Trump en los asuntos monetarios y el manejo de la tasa de interés que son responsabilidades de la Reserva Federal de los Estados Unidos.

El elemento olvidado y para muchos desconocido y que se quiere resaltar en esta columna es que el programa de ajuste económico de Colombia en 1984-1985 tuvo como inspirador y arquitecto del arreglo interinstitucional convenido entonces a Paul Volcker, Chairman de la Reserva Federal, quien luego de sendas reuniones con las autoridades económicas de Colombia, el comité de bancos comerciales internacionales organizado para discutir los temas del refinanciamiento de Colombia y los organismos multilaterales de crédito, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM), diseñó lo que, luego de escuchar a todas las partes involucradas, debería comprender el rol que debía jugar cada una de las partes para el desarrollo del programa de ajuste de Colombia.

Volcker jugó un papel clave en la solución de los arreglos de la restructuración de la deuda externa de América Latina y, en el caso de Colombia, de acceso a un nuevo préstamo de la banca comercial internacional en una coyuntura de cierre del mercado internacional de capitales a todos los países de la región originado en el incumplimiento del servicio de sus obligaciones externas por parte de algunos de los países de mayor tamaño de la región. Por su labor encomiable frente a la economía colombiana, Volcker recibió la Orden de Boyacá por parte del entonces Presidente de Colombia, Belisario Betancur.

En The Economist se recuerda que en una de sus últimas entrevistas se le preguntó a Volcker qué tan compleja había sido la situación de la economía americana en 1979 cuando tomó el cargo de Chairman de la Reserva Federal, a lo que respondió: “Bajo los estándares de América Latina, esta no era tan mala”. Durante la crisis de la deuda de América Latina, en el decenio de los ochenta, Volcker destacó el manejo de la economía colombiana frente a sus pares regionales. Seguramente hoy en día hubiese respondido de la misma manera al observar que, en este período de crisis económica de la región, Colombia es el país que viene dando buen manejo y continuidad a su política económica y el que está registrando la mayor tasa de crecimiento económico en un marco estabilidad de precios, aspectos que no parecen reconocer los organizadores del Paro Nacional.

Más columnas de este autor
LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés