Analistas

Panorama económico mundial 2016

El Fondo Monetario Internacional acaba de hacer público su informe Panorama Económico Mundial (World Economic Outlook, WEO) 2016, el cual trae un título muy sugestivo, que es: “Demasiado Lento por Demasiado Tiempo” y se refiere obviamente al ritmo del crecimiento económico mundial. Al respecto, estima que la tasa de crecimiento del PIB mundial será de un modesto 3,1%, un poco inferior a lo previsto a comienzos de año. El informe prevé, no obstante, que el crecimiento mundial se acelerará un poco en 2017, gracias a una recuperación de los países emergentes, pues considera que la actividad económica continuará siendo muy modesta en los países avanzados. 

El mejoramiento de la actividad mundial en el año entrante está basado en varios supuestos sobre el comportamiento de las economías, particularmente las emergentes, como son: la normalización de las condiciones económicas de algunos países como Rusia y Brasil, y el denominado rebalanceo de China hacia una economía más centrada en el crecimiento del consumo interno y menos en las exportaciones. También se menciona la recuperación de las exportaciones y el logro de un crecimiento más acelerado en los países emergentes y en los de menores ingresos.

Los pronósticos de crecimiento para el año en curso indican que la tasa anual de incremento en los países avanzados será de 1,9%, que resulta de una tasa de crecimiento de 2,4% en los Estados Unidos y de una más reducida de tan solo 1,5% en la zona Euro. Por su parte, se estima que la tasa anual de crecimiento de los países emergentes y en desarrollo alcanzará 4,1% y estará jalonado principalmente por Asia, y particularmente por China 6,5% e India 7,5%. Por su parte, el Fondo Monetario Internacional pronostica un estancamiento para el conjunto de América Latina y el Caribe, pues proyecta que la tasa anual de crecimiento del PIB alcanzada será negativa y del -0,5%.

Ahora bien, el informe del Panorama Económico Mundial señala claramente que la caída de la actividad económica para el conjunto de América Latina en el año en curso está motivada principalmente por una baja del PIB de Brasil estimada en un 3,8%  y en Venezuela donde se estima que el desplome fue del 8% anual. También indica que los otros países de Suramérica dependientes de la exportación de productos básicos como Colombia, Chile y Perú también registraron menores tasas de crecimiento. 

En el caso concreto de Colombia proyecta el crecimiento para el año en curso en 2,5%. Para 2017 el WEO pronostica que la tasa de crecimiento para el conjunto de América Latina será positiva y de 1,5%. Para salir adelante, en líneas generales, el FMI recomienda que para reducir su vulnerabilidad los países de la región deben mantener regímenes de tasa de cambio flexibles, y reducir el gasto público y la demanda agregada considerando que los precios de exportación de los productos básicos como el petróleo permanecerán bajos por varios años.

Otro tema sobre el cual centra su atención el Fondo Monetario Internacional es el de los flujos de capital hacia los países emergentes, los cuales se vienen reduciendo desde 2010. Se argumenta que dicha reducción obedece a la desaceleración en el crecimiento económico de los emergentes, y a la política monetaria menos expansiva de los Estados Unidos. 

Para mantener un flujo adecuado de recursos externos hacia el país, se recomienda mantener un régimen de tasa de cambio flexible y una posición sólida de las finanzas públicas, lo que refleja la importancia de adelantar la reforma tributaria estructural en Colombia.